Header image alt text

El blog de Hildy Johnson

Simplemente, un blog "de cine"

Hermosas mentiras

Alfredo Moreno abre su ensayo con una cita reveladora de Luis Buñuel, pues define perfectamente cuál es la mirada del autor hacia el séptimo arte. En dicha cita el director aragonés dice: “El misterio, elemento esencial de toda obra de arte, falta en general en las películas. Autores, realizadores y productores tienen mucho cuidado de no perturbar nuestra tranquilidad, cerrando la ventana de la pantalla al mundo de la poesía. Prefieren proponer argumentos que son una continuación de nuestra vida cotidiana, repetir mil veces el mismo drama, hacernos olvidar las penosas horas del diario trabajo. Todo esto sazonado por la moral habitual, por la censura gubernamental, la religión, el buen gusto, el humor blanco y otros prosaicos imperativos de la realidad. Al cine le falta misterio”. De esta manera Alfredo Moreno convierte Hermosas mentiras en un libro honesto, idealista y transparente. Honesto, porque deja al descubierto su forma de ver el cine y lo argumenta en cada línea. Idealista, porque para él el cine sobre todo es un arte, y tendría que abrir puertas, por eso sufre cuando cae una y otra vez en la otra vertiente, en la industria, que manipula y redirige. Transparente, porque aquellos que llevamos años siguiendo a Alfredo Moreno a través de su blog 39 escalones ya conocemos esa mirada, esa forma de expresarla, y su rigurosidad a la hora de argumentar. Y también cómo pese a su mirada pesimista sobre los derroteros y caminos que están tomando las películas, no puede esconder su pasión, y deslumbrarse ante los autores o creadores que sí se expresan a través del séptimo arte y no dejan de crear obras para gozarlas, mirarlas y que sirvan de aprendizaje sobre el mundo que nos rodea.

Read more

Hildy Johnson y sus compañeros

Me quedo sin palabras cuando compruebo que fue un 19 de febrero de 2007 cuando publicaba mi primer post, una carta de presentación…, y entonces, de pronto, cobré vida como Hildy Johnson en el ciberespacio y no he dejado de teclear. Ahora estamos en febrero de 2017 y aún no he parado… Diez años de lunas nuevas.

Primera luna

Ha sido emocionante y es emocionante sentir El blog de Hildy Johnson como un hogar. Y ese hogar recibe visitas de un montón de buenos amigos que compartimos una pasión: el cine. Y como buenos amigos nos reunimos y armamos jolgorio hablando apasionadamente de lo que nos gusta: las películas que vamos viendo. Así van pasando los años con reuniones en las que debatimos, reflexionamos, aportamos miradas, nos descubrimos películas, libros, canciones…, compartimos momentos (buenos… y también algún que otro malo)… Y así El blog de Hildy Johnson se enriquece, se llena de vida. Y de estos buenos amigos algunos vienen para quedarse siempre (y a su vez ellos tienen otros maravillosos hogares cinéfilos, donde también nos reunimos), otros vienen de visita asiduamente, otros de vez en cuando, alguno desaparece y aparece como los faros en el mar (e iluminan en el instante adecuado), otros no se manifiestan pero están, alguno pisa tan solo una vez el suelo pero da pista de su presencia… y otros son viajeros esporádicos… Pero las puertas de este hogar siempre están abiertas y su pantalla blanca nunca deja de proyectar películas y textos. No dejo nombres propios porque no querría incurrir en algún olvido, no me lo perdonaría. Y, sí, sé que soy una pesada por decirlo tanto… pero estas reuniones de amigos y sus comentarios y aportaciones son la gran riqueza de este blog. Continuamente os echo de menos.

Read more

argo

Amanezco con la noticia de que ha muerto Roger Ebert. Durante años publicó en The Chicago Sun Times y hasta el final mantuvo su querido blog muy vivo. Publicó varios libros reuniendo sus reseñas y estos libros están editados en español (y pienso que ahí están esperándome).

La muerte de un crítico supone que desaparece una mirada. Y eso es triste.

Enseguida he pensado ¿cuáles fueron las últimas películas con las que disfrutó? En su blog he indagado y me he quedado mirando la entrada en la que compartía con sus lectores su top de películas de 2012. Y entonces me reafirmo, se va una mirada. Muchas de las películas que hay en este top reconozco que no las he visto (las he dejado escapar) porque pensé que para mi mirada otras eran prioritarias. Pero ahora cuando leo esta lista me planteo ver algunas, ahora que ya están en formato dvd, para descubrir qué se esconde detrás de ellas. Los top generan discusión y riqueza. Y otro punto importante: descubrimientos. En concreto Roger Ebert me pone en la pista de dos desconocidas (las únicas que no tienen nacionalidad norteamericana).

Y también me doy cuenta lo importante que es alimentar y tener una pasión para hacer más llevaderos los obstáculos que nos pone la vida por delante. Roger Ebert luchaba contra un cáncer durante años y estoy segura de que el cine en varias ocasiones (y escribir sobre ello) se convirtió en tabla de salvación.

Su lista: su mirada empieza en Argo de Ben Afleck, se sumerge en La vida de Pi de Ang Lee, sobrevuela por Lincoln de Steven Spielberg, se detiene en Sin tregua de David Ayer, disfruta de El fraude de Nicholas Jarecki, se sobrecoge con El vuelo de Robert Zemeckis, reposa en Las sesiones de Ben Lewin, se clava en Bestias del sur salvaje de Benh Zeitlin, indaga en Oslo, 31. August de Joachim Trier y se tranquiliza sobre A simple life de Ann Hui.

Sus ojos se cierran pero ha dejado en sus textos una mirada que no desaparece…

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.