Header image alt text

El blog de Hildy Johnson

Simplemente, un blog "de cine"

Loretta Young y Ray Milland, pareja sorpresa para un buen screwball comedy, El doctor se casa.

Los años treinta y cuarenta fueron las décadas doradas de la screwball comedy o comedia alocada. Y precisamente el año 1940 cosechó grandes películas de este género. Por ejemplo, Luna nueva, Historias de Filadelfia, Mi mujer favorita o El bazar de las sorpresas. Las screwball se convirtieron en un buen antídoto contra la Depresión. Y además de provocar la risa, hacían pensar. Normalmente, siempre solía haber un personaje que ponía patas arriba el mundo ordenado o en un mundo loco entraba alguien cuerdo. El choque y el roce eran siempre motivo de malentendidos, risas y amor, mucho amor. En las mejores screwball había una lectura de clases sociales y una crítica al sistema. También solían ser protagonizadas por fuertes e independientes personajes femeninos, y a menudo estas eran también la “pieza” del desorden. La guerra entre sexos siempre estaba servida. Entre tanta joya alguna ha quedado sepultada, y su descubrimiento es todo un deleite.

Así ocurre con El doctor se casa, también de 1940, una deliciosa y divertida screwball comedy muy olvidada. Su director es Alexander Hall, y no hace mucho dediqué una entrada a una de sus películas más recordadas: El difunto protesta (Here comes, mr. Jordan, 1941). La pareja protagonista son Loretta Young y Ray Milland (él ya había protagonizado una comedia alocada inolvidable: Una chica afortunada, de Mitchell Leisen), seguidos por unos secundarios de oro, algunos asiduos a este tipo de comedias: Reginald Gardiner, Gail Patrick y Edmund Gwenn, entre otros. Young y Milland están deliciosamente divertidos y con una química muy especial. Ella es June Cameron, una escritora feminista de éxito. Él es el doctor Timothy Sterling, que ambiciona una cátedra en la Universidad que le permita seguir investigando sobre las migrañas, además de tener en su cabeza ideas retrógradas sobre las mujeres. Uno de los guionistas es George Seaton, que también dirigiría películas posteriormente. Es más, es recordado sobre todo por una película navideña de culto: De ilusión también se vive. Pero en su filmografía puede encontrarse una interesante película de espías (Espía por mandato) u otra que inauguró el cine de catástrofes (Aeropuerto).

Los dos, June y Tim, coinciden en un hotel retirado y ambos tienen que regresar a Nueva York. Ella para seguir saboreando el éxito por un libro sobre la mujer soltera e independiente, y él para continuar con sus estudios y recibir a su prometida Marilyn (Gail Patrick). Terminan juntos en un viaje de coche, aunque en un principio no han saltado chispas de amor y sí de enfrentamiento. Viajan además con la cabeza con la que Tim realiza sus estudios, que tiene un nombre propio: Chester (casi un personaje más). Todo el conflicto empieza cuando un niño se equivoca al colgar un cartel que termina en su coche y los presenta como Recién casados, y una de las admiradoras de June se siente estafada…, los medios se enteran y… el editor de June decide sacar provecho del escándalo. Les pide a June y a Tim que simulen que están casados, mientras la escritora escribe otro éxito sobre las mieles del matrimonio, que tendrá una secuela rápida en otro libro sobre los avatares del divorcio. Desde luego este sabe lo que hace. June, preocupada, accede porque no quiere arrastrar a la ruina a su editor, que además es su improbable pareja; y Tim en un principio no quiere saber nada (es cabezota como demuestran la forma de sus pulgares, según le explica a June. Esos pulgares serán otro ingenioso leit motiv de la pareja), hasta que le dan la ansiada cátedra no por sus adelantos científicos, sino por ser un ¡hombre casado! ¡Los malentendidos están servidos!

El doctor se casa tiene muchos momentos y situaciones muy divertidas mientras los protagonistas llevan adelante su falso matrimonio. Entre líos y trifulcas, obviamente poco a poco se van mirando de otra manera. Y Chester siempre como testigo. Así hay momentos hilarantes como el de Tim lidiando entre dos apartamentos: en uno entreteniendo a su prometida Marilyn a la que ha contado casi toda la verdad y en el otro con su falsa esposa y un comité de científicos entre los que se encuentra su padre. O cuando una June escondida, para que la novia de Tim no la vea en el coche con su prometido, juguetea con el liguero que sujeta los calcetines de este, provocando reacciones incomprensibles para Marilyn de su novio.

Al final la convivencia (del roce nace el cariño) y la colaboración entre ambos para que todo salga bien encenderán el amor entre ambos, llegando a su punto culminante cuando tienen que atender juntos el parto de una mujer en una granja humilde. Entonces ya no hay vuelta atrás. Y, sí, seguirá el caos, y el final precipitado, pero será inevitable que sus destinos, junto a Chester, ya no se separen.

El doctor se casa es una screwball comedy que merece la pena sacar del baúl de las viejas películas olvidadas.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

9 Comments

  1. Bet dice:

    ¡Qué delicia, querida Hildy, aprovechar este tiempo de encierro para ponerse al día con las screwball comedies más olvidadas!
    De Hall (y también de 1940) hace un tiempo descubrí “This thing called Love”, con una Rosalind Russell genial que, oh casualidad, tambien en 1940 supo dar vida a una tal Hildy Johnson. En su momento intenté emparejar esa peli con “What a Woman!” de Irving Cummings para un artículo doble y el proyecto quedó en el olvido.-
    Ah, aún tengo pendiente de ver “El difunto protesta” y me anoto “Una chica afortunada”, que Jean Arthur me encanta.-
    Me has tentado mucho, creo que voy a pasar el resto de la tarde frente al televisor.-
    Muchos besos a la distancia y mis mejores deseos de buena salud para vos y todos los tuyos, Bet.-

  2. ¡¡¡Mi querida Bet, te va a encantar Una chica afortunada!!! Yo anoto This thing called Love,que tiene una pinta bárbara, y What a Woman!… ¡Y es que qué grande era la Russell, y qué olvidaba está!
    El doctor se casa es una delicia.
    Mi Bet en estos días yo también te envío un beso de dimensiones gigantescas y a todos los tuyos.
    ¡Seguimos en contacto a través de la red!

    Beso
    Hildy

  3. Lilapop dice:

    ¡Qué bien haces en ver comedias en estos momentos oscuros! Y gracias por compartir tus impresiones.
    Conocía la película, pero no la he visto. La premisa argumental promete mucho. Y los actores también. Ray Milland puede ser encantador, pero también perverso o antipático cuando es preciso. Y me encanta su voz.
    Loretta Young no era santo de mi devoción. La tenía por una matrona bastante llorona. Pero fue “lo más” en los años treinta. Bellísima y versátil en comedia y drama.
    Alexander Hall y George Seaton no están en la primera línea de los grandes. Puede que ni estén en la segunda, pero tienen obras interesantes.
    De Hall no me interesa demasiado “El difunto protesta” (ya dije en la entrada que le dedicaste al film que me caen gordos Robert Montgomery y Evelyn Keyes) pero si que me apetecería ver “Torch Singer” película que conocí en el documental “Complicated women” sobre el cine “precode” y tiene buena pinta.
    Otras serían:
    “Ahora soy una señora” la primera película de Mae West tras la implantación férrea del código Hays (que a veces creo que se reforzó por ella … )
    “Los caprichos de Elena” la versión no musical de la historia que Richard Quine convirtió en “Mi hermana Elena” un musical estupendo, por cierto.
    “La diosa de la danza” que creo que distará de ser una obra maestra, pero Rita bailando y en technicolor es siempre un espectáculo digno de verse.
    De Hall si que he visto y te recomiendo “La dama se rinde” con una estupenda Rosalind Russell y todo un descubrimiento: Lee Bowman. Este actor tuvo un pequeño momento de “gloria” mientras las superestrellas estaban en la guerra. No entiendo porqué no brilló más o no se le utilizó más como galán mientras teníamos que aguantar a galanes imposibles, a mi juicio claro, como Robert Montgomery, Robert Cummings o George Brent. Otras películas en las que aparece son “House by the river” de Lang o “Una mujer destruida” con Susan Hayward.
    La película incide en el conflicto entre profesión y amor para el personaje de Russell, una psiquiatra que trata a militares con estrés postraumático. Es una profesional reconocida, vive en un piso de ensueño, es independiente y rica y se la ve muy satisfecha con su vida… Y de repente un oficial de permiso, que escribe tiras cómicas en un periódico, pone sus vidas patas arriba. Y hasta aquí puedo leer. Me resultó una grata sorpresa. Y los conflictos del personaje femenino muy modernos.
    De George Seaton, ya como director, me quedo con “Enséñame a querer” (Que el título cursi no te tire para atrás, ¡Es una gran comedia!) con Doris Day y Clark Gable. Ya te la he recomendado en alguna ocasión. Química irresistible entre los dos y estupenda película sobre el periodismo y dos maneras de entenderlo: el reportero forjado en la calle, y la periodista por linaje y formación universitaria. Saltan chispas.
    Un abrazo
    Lilapop

  4. Sí, querídisima Lilapop, es tiempo de comedia en momentos oscuros. Ha sido toda una buena sorpresa para mí El doctor se casa. ¡Me apunto de nuevo “Enséñame a querer”! Qué ganas de verla. ¡Qué comentario más jugoso y lleno de buenas referencias!
    Sí, Loretta Young es bellísima y cuenta con títulos muy interesantes en su filmografía. Aquí demuestra que no está nada mal como dama de la comedia. De ella muero de ganas desde hace muchos años de ver entera, solo he visto fragmentos, Fueros humanos (Man’s Castle).
    Apuntada queda La dama se rinde… Russell es mucha Russell.

    Beso
    Hildy

  5. Lilapop dice:

    Recuerdo otra película de Alexander Hall que también me gustó y que es muy reivindicable: “Todos besaron a la novia” con Joan Crawford y Melvin Douglas. Debía haber sido protagonizada por Carole Lombard pero murió de forma trágica y prematura en aquel terrible accidente de avión y Joan la reemplazó…donando su salario a la Cruz Roja con la que Carole colaboraba.
    La película es estupenda y Joan se defiende muy bien en la comedia. El argumento trata sobra la directora de una compañía de transportes (Joan, por supuesto) sin tiempo ni interés para hombres y romances, que tendrá que soportar que un periodista (Douglas) le haga un reportaje sobre la manera dura (hoy diríamos explotadora) en la que trata a sus trabajadores. Y hasta aquí…
    Haciendo un rápido repaso a la obra de Hall, veo que, en varias ocasiones, trató el tema de la mujer profesional de éxito e independiente, sin tiempo ni ganas de amar, a la que un hombre empieza a complicarle la vida…Y hacer que ella se la replanteé. Y quizás tras esa seguridad y autosatisfacción aparente haya mucha vulnerabilidad.
    Me atrevo a augurar que te encantará “Fueros humanos” ¡Es Borzage en estado puro! El director del amor. Loretta Young y Spencer Tracy tienen una química estupenda y componen unos personajes inolvidables. Ella ama hasta la devoción y resulta luminosa y adorable pero también va creciendo y fortaleciéndose como mujer. Y él es huraño, casi antipático y radicalmente independiente. Seguro que un personaje así no sería hoy “políticamente correcto”. A lo largo de toda la película dice que se irá una y otra vez y que ni ella ni nadie podrá retenerlo, pero me fascinó por su rebeldía. Es una mezcla de misántropo, vagabundo y aventurero.
    La película es muy “precode” por como enseña sin paños calientes la pobreza de la depresión (interesantísimo como se conocen y el lugar donde viven) y las relaciones sentimentales y sexuales son más libres. Se bañan desnudos juntos la primera noche y viven juntos sin casarse. Se plantea el tema del aborto…
    Recuerdo una de las frases más bonitas de la película cuando el personaje de Tracy mirando al cielo y luego al rostro de una enamorada Loretta le dice. “Tienes un trozo de cielo azul en la mirada”
    Ya tienes deberes Hildy: “Enséñame a querer” y “Fueros humanos”.
    Un abrazo.

  6. ¡Me encantan esos deberes, mi querida Lilapop! Sé que Fueros humanos va a encantarme y con todas las cosas que me cuentas más todavía. Y desde que me dijiste lo de Enséñame a querer muero de ganas. Sí, Hall tiene títulos apetecibles también. Tengo varios apuntados. ¡Jugosoooo comentario!
    Beso
    Hildy

  7. 39escalones dice:

    Ay, mi querida Hildy, la tengo olvidadísima, pero recuerdo que me gustó. Tu texto me ha recordado algunos pasajes pero me ha entrado el mono. En sentido figurado, claro, que estamos de aislamiento…

    Besos

  8. ¡Si la vuelves a ver, te vas a divertir! Ya verás.
    También se puede hacer el mono, como un personaje memorable en Al servicio de las damas, otra buena comedia para visitar estos días.

    Beso
    Hildy

  9. Lilapop dice:

    “A puerda cerrada” es de Sartre ¡Madre mia! Cierro el ordenador y ahora mismo cojo un libro
    Laura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.