En Valhalla Rising lo más poderoso es el vínculo entre el niño y el guerrero,

El rostro petreo de Mads Mikkelsen domina Valhalla Rising. Su personaje, One eye, no dice una sola palabra en toda la película. Y no hace falta. La fuerza que emana y la mirada de su único ojo construye un personaje poderoso. Nicolas Winding Refn se va a una Edad Media salvaje donde, como dice una cita al principio de la película, solo está el hombre y la naturaleza. El instinto de supervivencia lo domina todo. One eye es un guerrero esclavizado en tierras nórdicas al que sus dueños utilizan para luchar a muerte con otros esclavos. Vive como un animal, encadenado y en una jaula. Lo único parecido a un vínculo lo tiene con un niño que le lleva la comida y le pone las cadenas.

Valhalla Rising la han vuelto a estrenar en cines y es una película para ver en pantalla grande y sala oscura. Su planteamiento es sencillo: es el viaje físico y espiritual de One eye. Al conseguir deshacerse de aquellos que habían anulado su libertad y dignidad inicia un viaje junto al niño. Durante la huida conocen a un grupo de vikingos cristianos que quieren ir a Tierra Santa. Y embarcan con ellos. Pero el barco navegará en una especie de niebla eterna que pone a prueba la fe de todos, el recorrido se transforma en fantasmal y onírico, donde la locura y la superstición invade el entorno, y cualquier atisbo de fe no tiene lugar. Los únicos que se mantienen fuertes y unidos son One eye y el niño.

Por fin, la niebla se disipa y llegan a un nuevo sitio, poco parecido a Tierra Santa, donde un enemigo invisible acecha, aunque en realidad los verdaderos enemigos serán ellos mismos. Unos caen en la locura, otros se convierten en fanáticos, los de más allá tienen miedo, algunos buscan un sentido a la vida, la rendición o el perdón… Mientras, One eye se transforma no solo en superviviente, sino en un guía. Él realiza su ascenso y también, mediante el sacrificio, dota a su vida de un sentido.

Los personajes rodeados de naturaleza conocerán un Nuevo Mundo que les depara no pocas transformaciones. Una de las escenas más poderosas es un One eye que coge en brazos al niño que está agotado, y juntos siguen subiendo a lo más alto.

Valhalla Rising es el particular corazón en las tinieblas de Nicolas Winding Refn. Todos sus personajes están rodeados de parajes naturales impresionantes y la percusión de una banda sonora especial todo lo envuelve. Solo la naturaleza, el hombre y la violencia…, pero también una luz de humanidad: el vínculo estrecho entre un niño y un guerrero.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.