Dos mujeres (La ciociara, 1960) de Vittorio De Sica

Belmondo y Loren como un joven soñador y una mamma Roma.

A JeanPaul Belmondo que está en un paraíso de cine y a Sophia Loren, eterna diva, que acaba de cumplir 87 años

Cesira (Sophia Loren) le dice a Michele (Jean-Paul Belmondo) algo así como que con la bondad no se llega a ninguna parte. Ella es una mujer humilde con mucho carácter, un instinto de supervivencia acusado y dispuesta a todo por proteger a su hija Rosetta (Eleonora Brown) de doce años. Cesira tiene una inteligencia práctica que le hace tomar firmemente sus decisiones para que nada le pase a su niña. Él es un joven intelectual e idealista, que tiene claro que los alemanes son el enemigo a batir. Michele no sobrevivirá a sus sueños. Cesira recibirá más bofetadas de la realidad, de la vida perra.

Dos mujeres es la triste crónica de Vittorio De Sica sobre la ocupación alemana en Italia durante la Segunda Guerra Mundial. Durante el recorrido de Cesira y su hija que primero huyen de Roma y luego tratan de regresar de nuevo a la capital se vislumbra cómo buena gente trata de sobrevivir a una guerra… Y cómo los más buenos caen en el camino ante el horror.

Vittorio De Sica y Cesare Zavattini visten de neorrealismo la novela La campesina de Alberto Moravia y convierten el viaje de dos mujeres en una odisea donde sus protagonistas recorren todo un abanico de emociones. Lo impresionante es que Cesira tratando de proteger a su hija se mete, por las circunstancias históricas, en la boca del lobo. Hermoso y duro canto de cisne de un De Sica neorrealista. Como cineasta italiano, De Sica domina el registro tragicómico. Es capaz de combinar los momentos más felices de sus protagonistas con los más duros. Porque al final refleja la vida misma, llena de risas y lágrimas. Así en Dos mujeres, Cesira y Rosetta vivirán momentos divertidos y bonitos, pero les devorará la tragedia. La guerra siempre está de fondo.

Dos mujeres tiene una secuencia que se queda grabada en la retina. La violación en una iglesia abandonada de Cesira y Rosetta por hombres de las tropas coloniales marroquíes, que combatían para que franceses y británicos avanzaran contra los alemanes. La mirada de Rosetta tras la violación colectiva es difícil de borrar de la memoria. Al final una madre y una hija llorando en una cama, gritando su dolor. Reciben golpes de un lado y de otro. Después de la agresión, y en estado de shock, ambas se enteran de que al joven idealista, al buen chico, a su amigo, le han matado los alemanes.

La película fue también un regalo de Carlo Ponti a su mujer Sophia Loren. Ponti fue el productor y el largometraje tuvo tal recorrido internacional que Loren, merecidamente, se convirtió en la primera actriz en recibir un oscar en una película de otra nacionalidad diferente. Y si bien es cierto que Sophia Loren está maravillosa como una mamma Roma, un personaje aparentemente sencillo, pero lleno de matices, Dos mujeres es una película coral con personajes bien perfilados, aunque solo salgan unos segundos.

Sophia Loren no es el único rostro conocido en el reparto: también están Jean-Paul Belmondo y Raf Vallone. Este último en una breve aparición, pero mostrando su carisma y sensualidad, como un carbonero romano casado, amigo y pretendiente de Cesira. Y Belmondo en un registro que no visitaría a menudo, pero que le sienta muy bien: el joven soñador e idealista, intelectual e inexperto en el amor. En un pequeño papel, como el camionero que recoge a madre e hija después de la violación (ignorando lo que les ha pasado), también está un actor italiano que protagonizaría películas fundamentales como Rocco y sus hermanos o Rufufu: Renato Salvatori.

Cesira y Michele protagonizan momentos muy bellos a lo largo del metrajel: como la lectura interrumpida una y otra vez de Michele por distintos oyentes de un grupo numeroso y su enojo por no poder terminar la historia de Lázaro, como triste metáfora; o el beso que protagonizan los dos después de un bombardeo.

Dos mujeres te deja un nudo en la garganta, y al final De Sica va alejando su cámara y deja solas a Cesira y Rosetta sin llegar a su meta, después de un largo viaje en el que no han podido huir de la crueldad de la guerra.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

8 comentarios en “Dos mujeres (La ciociara, 1960) de Vittorio De Sica

  1. Esta de Vittorio de Sica no la he visto y despues de leer tu comentario siento mucha curiosidad. Ademas como homenaje a Belmondo. Intentare verla.

    Un beso.

  2. Hola HIldy
    Impresionante película, impresionante Sophia y no menos impresionante blacoynegro en una época que hubo un espléndido ramillete de filmes plantando cara a los colorinchis de moda.
    Me ha gustado esa rotonda de «película de otra nacionalidad diferente» (en byn se dice «de habla no inglesa»).
    Alberto Moravia, hacía mucho que no leía ese nombre. En su día, asociado a novelas «al borde de la excomunión (por leerlas)» y hoy, se podría decir, sus argumentos son carne de folletón blando (alías turco).
    Un saludo, Manuel.

  3. Demoledora, mi querida Hildy. De esas películas que te dejan tocado, con una sensación que se repite, y a veces se agranda, con cada visionado. La Loren está absolutamente inconmensurable. Cualquier matización o relativización que pueda intentar hacerse de su capacidad sobre la base de otros personajes, de otros papeles, de otros momentos de su carrera, queda completamente desacreditado con lo que consigue hacer en esta película. Magistral.

    Besos

  4. Querido Luis, estoy segura de que «Dos mujeres» te va a gustar y a mí aquí, en esta película, me encanta Jean-Paul Belmondo. Su personaje es precioso. Sophia Loren está maravillosa. Y, bueno, yo siento un amor especial por Vittorio De Sica y su filmografía como director. Y como actor tiene películas que me entusiasman como Madame de… o El general de la Rovere.

    Beso
    Hildy

  5. Querido Manuel, tienes razón toda la razón del mundo, está mucho mejor expresado como señalas: «de habla no inglesa», pero creo que me has entendido a qué me refería, jajajaja. Los oscars suelen nominar a actores estadounidenses de películas estadounidenses y Sophia era italiana en una película italiana cien por cien… Pero vamos, que lo correcto es lo que señalas.
    ¡Me gustan tus tres «impresionantes» y solo puedo afirmar con mi cabeza!
    Hace poco me leí la novela de Moravia que adaptó Godard para realizar El desprecio, y he de decir que me gustó muchísimo. Hasta ese momento no había leído ninguna de sus novelas. Ahora me apetece leerme la que adaptó De Sica en «Dos mujeres», «La campesina».

    Beso
    Hildy

  6. Alfreeeeeddddoooooo,
    Sí, tienes toda la razón esta película es demoledora y Sophia como Cesira está inolvidable. Es de esas películas que marcan cuando las ves por primera vez.
    Cuántos momentos protagoniza y cuántos matices da a su personaje. Yo cada vez que la veo… ¡Tiene momentos tan hermosos, y otros tan duros! Y el personaje de Belmondo me provoca tanto cariño.

    Beso
    Hildy

  7. Querida hildy,
    esta película es impactante y la actuación de Sofia Loren es incomparable, así como es memorable el papel de belmondo fuera de su habitual pose de bravucón.
    pero lo más impresionante son los hechos reales en que se basan la novela y posterior película.
    En la segunda guerra mundial y especificamente en 1944 .las tropas coloniales marroquíes al servicio del Cuerpo Expedicionario Francés en Italia al mando del general Juin fueron autorizadas durante varios días para abusar de la población civil que los aliados venían a liberar del fascismo y la ocupación nazi.
    El saldo fue de miles de violaciones y cientos de asesinatos.
    Los hechos se conocieron como las «marocchinate» y como la historia la escriben los vencedores,fue mucho menos comentado que atrocidades similares de los japoneses en los territorios ocupados.
    Otro elemento para apreciar el valor de esta cinta.
    Besos,IVÁN

  8. Efectivamente, querido Iván, estuve leyendo bastante sobre las «marocchinate». El drama de esa madre y esa hija en medio de la guerra es impactante. Reciben por todos lados: de los alemanes y de los aliados.
    Sí, Sophia está increíble. Y Belmondo también, fuera de su registro.
    Me apetece muchísimo leer la novela de Moravia.

    Beso
    Hildy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.