Esplendor en la hierba

… un amor adolescente que no pudo ser…

Hace poco he vuelto de nuevo a Esplendor en la hierba. Y me sigue entusiasmando como la primera vez que la vi. “Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo”. Quizá sea por eso. El director contó la historia desde la nostalgia, desde la memoria triste de un amor que no pudo ser. Elia Kazan reflejó el primer amor de dos adolescentes de distintas clases sociales en Kansas. La película está ambientada un poco antes de la Depresión y cuando esta estalla… Deanie y Bud no pueden culminar su historia por una cascada de circunstancias sociales que enredan todo. Después de sufrir ambos una crisis existencial, cada uno continua su vida. ¿Hubiesen sido felices? Como no se sabe, la duda siempre persiste en ambos… El guion fue obra del dramaturgo William Inge.

Como Deanie y Bud, tampoco sabemos si hubiesen sido felices Florence y Edward, ambos protagonistas de En la playa de Chesil (2017). Si Elia Kazan contó su historia de dos jóvenes durante la Depresión en una película del año 1961, Dominic Cooke narra la de sus jóvenes protagonistas en una Inglaterra ambientada en 1962. Son dos jóvenes enamorados, un primer amor. Y también pertenecen a clases sociales diferentes. Y como a Deanie y Bud, a ellos también les rodean una cascada de circunstancias sociales que enredan todo. Y queda la duda de si hubiesen sido felices… El guion es de Ian McEwan, que adapta su propia novela.

Ayer emitieron West Side Story, cine musical puro, donde se traslada la historia de Romeo y Julieta a los barrios de Nueva York. No son dos familias las que se enfrentan, sino dos bandas callejeras. Jóvenes en situación de exclusión social… Y el amor imposible de dos adolescentes, Tony y María. ¿Hubiesen sido felices? Todo queda en incógnita, el destino y la muerte no deja que sepamos cómo hubiese sido su historia.

La muerte y la enfermedad tampoco deja que averigüemos si la historia de amor entre Annie y Enoch hubiese tenido futuro. Gus Van Sant vuelve en Restless a su Portland para dejar un cuento de amor y de muerte . Annie sabe del valor de la eternidad en un instante. Y a Enoch finalmente tres meses le parecen escasos para todo lo que podría haber hecho con Annie. Aunque su amigo, un fantasma japonés, siempre le recuerda el poco tiempo que tenemos para estar con los que amamos… Ahhh, Annie y Enoch también son demasiado jóvenes.

Quizá es el día para hablar de amor (¡menudo topicazo…! Otro día negocio que, sin embargo, hace que una piense en ciertas secuencias que no olvida). Quizá es el día para recordar esos amores adolescentes que no pudieron ser… ¿Qué película os viene a la mente?

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.