Cinefilia, pasión por el cine… Cristina Comencini, hija de Luigi, lleva el cine italiano en sus venas y Peter Bogdanovich ama y siente el cine en cada uno de sus latidos. Los dos acaban de estrenar películas de la temática cine dentro del cine. Cada una con un estilo diferente. La primera homenajea al cine italiano y al cine en sí y el segundo hace una película llena de referencias cinéfilas, de citas cinematográficas y de amor a raudales a la comedia clásica americana. Y ¿son Mi familia italiana y Lío en Broadway dos buenas películas? No son brillantes ni redondas (además están pasando con más pena que gloria…) pero tienen un toque mágico: se nota que sus creadores aman el cine y que los implicados en ellas (los actores) están disfrutando una barbaridad. Y el espectador durante una hora y media, si quiere y puede, logra olvidar los problemas, el mal rollo y sumergirse en historias ligeras, alegres y elegantes con lluvia de estrellas y burbujas de champán.

Mi familia italiana (Latin Lover, 2015) de Cristina Comencini

mifamiliaitaliana

Si hay algo que te hace disfrutar de Mi familia italiana es su troupe de actores italianos, franceses, españoles… que forman una familia muy peculiar. La familia de un latin lover…, un actor de cine italiano, con trayectoria internacional, ya fallecido pero al que quieren conmemorar y recordar diez años después de su muerte. En esa familia la mayoría son mujeres… exesposas, amantes e hijas fruto de esos matrimonios o aventuras… Ya tenemos servida una comedia de enredos, confusiones y nostalgias. Unas gotas de magia final y canción italiana. Y por supuesto una pantalla de cine gigante. La película juega a que la imagen que nos hacemos de las estrellas de cine, sus personajes, las campañas publicitarias y las revistas del corazón poco tiene que ver con lo que esconden, con las personas que son (a veces hasta los que viven más cerca de ellos lo olvidan… recordemos esa frase de Rita Hayworth… “Los hombres se acuestan con Gilda… y se levantan conmigo”). Saverio Crispo, el actor ficticio de Mi familia italiana, tiene su apasionante historia en la memoria de los cinéfilos… pero luego está la suya íntima y personal… que a veces la desconoce hasta su propia familia.

Por ahí danzan rostros con momentos claves en la trama como Virna Lisi (en su última película… elegantemente bella), Marisa Paredes, Lluís Homar, Candela Peña, Valeria Bruni Tedeschi (cada vez me gusta más esta mujer), Jordi Mollá… hijas y esposas, amigos y amantes…, un poco de lío en un fin de semana de descubrimiento de secretos, sentimientos y revelaciones. Para al final seguir amando al Saverio Crispo de la pantalla, el latin lover que también fue a Francia y a Suecia para volar a la aventura americana, y al hombre que fue con sus virtudes y defectos, sus luces y sombras, que dejó un reguero de recuerdos. Ese Saverio con múltiples caras que hacia cine y que pese a todo se le ama… Ese Saverio que ya no muere…

Lío en Broadway (She’s Funny that Way, 2014) de Peter Bogdanovich

lioenbroadway

Bogdanovich construye toda una trama a través de una premisa y alrededor de una referencia cinematográfica: “Nadie puede decir dónde está tu lugar. Te diré dónde está: Donde quiera que te sientas feliz, ese es tu lugar, pues la felicidad no es más que una forma personal de ajustarse al ambiente. Cada uno es su único juez. Hay personas a quienes les agrada echarles nueces a las ardillas. Pero si hay personas a las que hace felices echar ardillas a las nueces ¿quién soy yo para decir que es una locura alimentar a las ardillas?”. Y esa referencia se encuentra en El pecado de Cluny Brown de Ernst Lubitsch… Lubitsch, rey de la comedia y de las puertas.

La película es una larga entrevista a una actriz (Imogen Poots), que antes fue prostituta digo musa (al fin y al cabo siempre hacía sentir especiales a sus clientes, explica), que narra sus peripecias mágicas antes de hacerse famosa… o que sabe muy bien cómo convertir su vida en una comedia de enredo con gotas de vodevil y screwballcomedy con un toque Audrey Hepburn. Nuestra protagonista tiene un sentido muy acusado de lo que es la magia y el cine. Así su vida queda convertida en la más alocada de las comedias. Con carreras, confusiones y confesiones, con puertas que se abren y se cierran, con un espectáculo de Broadway… y es que el espectáculo, pase lo que pase, debe continuar y con cameo sorpresa de colofón final. Y entre ardillas, puertas, restaurantes y consultas viejos rostros conocidos del cine de Bogdanovich y otros nuevos: Owen Wilson, Jennifer Aniston, Will Forte, Rhys Ifans, Cybill Shepherd, Eugene Levy, Austin Pendleton, Kathryn Hahn… Y sus personajes: un director de escena que tiene una forma muy especial de que algunas mujeres cumplan sus sueños, un juez obsesivo, una psiquiatra necesitada de terapia continua, un latin lover con perro, una madre continuamente cabreada, una esposa con dotes de actriz…

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.