Últimos coletazos del verano… Tres estrenos

Locke (Locke, 2013) de Steven Knight

locke

85 minutos de película. Un coche. Un actor. Y un manos libres. Un trayecto corto. Resultado: Locke. Y funciona. Ivan Locke (Tom Hardy) recibe una llamada cuando va a regresar a su hogar. Esa llamada lo cambia todo y le hace tomar una decisión. Locke durante toda su vida ha funcionado así: toma las riendas… en todo momento. Responsabilizarse siempre de sus actos.

Ivan Locke ha ido construyéndose su vida, como los edificios que arma. Es un jefe de obra eficaz. Si la obra está en sus manos, no hay nada que temer. Es responsable, tranquiliza a su equipo y siempre sabe buscar soluciones a los problemas. No pierde la calma.

Y ante esa llamada que desmorona su vida laboral y familiar… Ivan Locke decide comportarse como siempre, responsabilizarse de la situación. Flaquear en algún momento… pero tomar las riendas. Buscar siempre soluciones. Funcionar en el límite. Controlar que todo esté correcto. Todo se cae alrededor pero Ivan Locke se enfrenta a sus fantasmas. Se responsabiliza de sus actos. Trata de no perder la calma. Y sigue buscando soluciones.

Steven Knight es un escritor que se convirtió en guionista (de dos películas que me gustan mucho Negocios ocultos de Stephen Frears y Promesas del Este de David Cronenberg) y después en director. Locke te mantiene en el asiento. Escuchas las llamadas y llega un momento que te parece imposible que Ivan Locke no mande todo a freír espárragos… Domina la situación, aunque todo su mundo se vaya al carajo. O mejor dicho aunque ahora no sepa que le depara el día de mañana… Su vida que era un edificio recio, se ha desmoronado. Su hijo pequeño trata de darle una solución en una de las mejores llamadas, donde le dice que han grabado el partido que tanto deseaban ver todos juntos en casa. Pero que no hay problema, que cuando regrese pondrán otra vez el partido como si no se hubiese celebrado… y lo estuviesen viendo en ese momento por primera vez con todos los planes que tenían pensados… Aunque Locke sabe que no va a ser posible. Algo ha cambiado…

El Niño (El Niño, 2014) de Daniel Monzón

elniñodanielmonzon

El Niño parte con una desventaja: una agresiva campaña de publicidad que solo permite dos caminos: o estás conmigo o estás contra mí. O me alabas con desmesura o me descalificas con esa misma desmesura. Y al canal privado que produce le da igual la controversia o le agrada, lo único que importa es convertirla en otro fenómeno como Ocho apellidos vascos y en un éxito de taquilla. De esta manera se obvia el sentarse tranquilo a ver la película y analizarla como tal, como película. No como fenómeno.

Daniel Monzón se mueve en el cine de género y se mueve bien. Esta vez deja un thriller con tintes de cine policial, con narcotráfico internacional de por medio y crítica social. Es cierto, nada nuevo bajo el sol. Monzón mueve a sus personajes por el estrecho de Gibraltar. Por un lado la policía y sus investigaciones. Y por el otro tres jóvenes que se meten en el mundo del narcotráfico; todo empieza casi como un juego, como una manera fácil de conseguir dinero y aventura. Pero pronto descubren que ese juego tiende trampas que pueden ser mortales y ellos solo son pequeñas fichas… En un momento estos dos mundos cruzan sus caminos. Y mientras tanto Monzón logra no perder el equilibrio y mantener la tensión. Aunque hay tópicos y estereotipos, también logra cierta frescura y hallazgos visuales. Así como una película que sigue el devenir de sus personajes y logra interesar y enganchar al espectador.

Si en Celda 211 la trama giraba alrededor de un gran personaje, Malamadre (Luis Tosar, con el que ahora también repite) en otra película de género, esa vez el carcelario; El Niño es una película coral y equilibrada y a mi parecer más elaborada. Hay dos antagonistas por obligación: el policía duro con rostro de Luis Tosar y el Niño (al que alude el título y que tiene el rostro de Jesús Castro)… sus destinos se unen y son sobrepasados por una trama que vuela sobre sus cabezas…

Uno de los asuntos más criticados ha sido la elección de Jesús Castro como El Niño. Y todo por la campaña publicitaria que se ha creado a su alrededor. La culpa la tiene una frase de guion, cuando uno de los policías en un momento de acción (el Niño es un virtuoso en conducir las lanchas que transporta la droga) grita a sus compañeros: “Pero este que se ha creído, Steve McQueen”. Se saca de contexto la frase y así le han comparado con este actor y por sus ojos azules nada más fácil que decir que es un Paul Newman. También se publicitó que fue un descubrimiento de un casting, Que Castro nunca había actuado para el cine. Que era oro en bruto. Pues bien defiendo la elección de Jesús Castro porque funciona como ese personaje que existe junto a otros dos (Jesús Carroza y Saed Chatiby), sus compañeros de correrías. Los tres están perfectamente definidos y son personajes bien construidos. Y el carisma de Jesús Castro funciona para el personaje que representa, con sus dos colegas. Después veremos si crece como actor, pero su cometido en la película de Monzón, lo cumple.

Una cita para el verano (Jack Goes Boating, 2010) de Philip Seymour Hoffman

unacitaparaelverano

Tras el fallecimiento de Philip Seymour Hoffman, llega a las pantallas de estos lares la única película que dirigió. Es una película que adapta una obra de teatro que ya había trabajado en los escenarios como integrante del LAByrinth Theater Company (como algunos compañeros de su reparto). La obra precisamente es Jack Goes Boating de Robert Glaudini.

Seymour Hoffman busca una manera sencilla de plasmar en imágenes la obra de teatro. Surge así una película irregular pero con cierto encanto donde brillan las interpretaciones de sus cuatro protagonistas. Así Una cita para el verano cuenta el nacimiento de una historia de amor entre dos seres humanos que viven al margen y bastante complejos en su forma de ser y comportamientos y el desmoronamiento del amor en una pareja estable, que son precisamente los que han tratado de unir a los dos solitarios. Lo mejor de la película en todos los sentidos (y por lo que merece la pena verla) es la escena en la que estalla el conflicto (un amor que nace, otro que muere) de manera cruda. Y esa escena corresponde a una cena crucial para los cuatro personajes (Philip Seymour Hoffman, Amy Ryan, John Ortiz y Elizabeth Rodriguez) llena de momentos hermosos, musicales, incómodos y crueles. Donde los cuatro intérpretes expresan un abanico de emociones en un espacio íntimo.

Y por último Una cita para el verano constata que fue una pena que Seymour Hoffman nos dejara porque da rabia saber la cantidad de papeles e interpretaciones que nos quedaban por disfrutar de un actor-camaleón. En esta película te engancha su extraño e introvertido personaje, ese chófer de limusina callado que quiere aprender a nadar y cocinar para tener una oportunidad con la mujer amada… y que trata de alegrarse los días grises con música reggae.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

18 comentarios en “Últimos coletazos del verano… Tres estrenos

  1. Solo he visto, de momento, «Locke», que es un «Buried» de Rodrigo Cortés en movimiento, igual de tramposa y caprichosa, con un suspense más humano, si quieres, pero irritante. Si ya es cargante aguantar los móviles de la gente a todas horas, soportar el manos libres de un señor durante ochenta y dos minutos, es un horror. Por otro lado, el tópico de algunos de los conflictos, y el hecho de que tú no puedas asistir a las reacciones de otros personajes, al dibujo real y a las dimensiones de situaciones aludidas pero nunca vistas, me parece contraproducente. Mecanismo ingenioso, puede. Película, floja.

    «El niño» no me llama la atención para nada. Primero, por quien está en la producción, reino de la tele-basura («Ocho apellidos vascos» me parece una de las mayores mierdas del cine español en los últimos decenios), que estropea el potencial de todo lo que toca (desde «Ágora» a «Alatriste»), y segundo, por Daniel Monzón, un antiguo crítico que al pasarse a la dirección peca de todo aquello que criticaba. Ninguna de sus películas termina de funcionar (son sobre todo pirotecnia y efectismo); especialmente aquellas que resultan más pretenciosas, «La caja Kovac» y «Celda 211», en este segundo caso porque creo que equivoca el sentido y la amplitud de su narración (la película ganaría el doble si contaran también qué ocurre fuera de los muros de la cárcel).

    La otra me apetece.

    Besos

  2. La única que he visto ha sido la última. Las dos anteriores me las salto pero parecidas razones a las que cuenta 39 escalones. La de Locke todavía es posible que caiga alguna tarde invernal pero El Niño… ufff, lo dudo mucho.

    Y opino igual que tú, es una película irregular pero sólo por esa escena que comentas, cuando todo estalla, merece la pena. Tanto desbarajuste emocional, situaciones y personajes desbaratados en ella y Hoffman consigue que encaje sin chirriar su forma de conducirla.

    Aunque sigo sin entender como alguien tan encantito como el personaje de Hoffman puede prendarse de una pirada estomagante como la protagonista pero… en fin, misterios insondables de la psique humana! jeje. En este extremo fue quizás donde menos conseguía convencerme la historia.

    Y sí, una lástima lo de Hoffman, siempre me gustó este tipo.

    Un besote!

  3. Querido Alfredo: a mí la de Locke me enganchó y Buried también. Ambas me parecen ingeniosas y un poco más allá. Aquí Tom HARDY y en la anterior Ryan REYNOLDS lograban no solo crear un personaje sino girar a su alrededor, y con mínimos elementos, una historia. Crear un conflicto y una tensión. Que tiene sus trampillas y trucos pues sí… pero no me molestan, no me chirrían, no me hacen salirme de lo que me está contando. La fórmula de este tipo de películas tiene el peligro de que se quede en fórmula ingeniosa y nada más…, fíjate eso le pasó a mi parecer a Eugenio Mira con Grand Piano que no la disfruté nada.

    Y El Niño si se pasa de toda la campaña publicitaria y se ve como película pues te deja una de género entretenida y bien construida si bien es cierto sin nada nuevo bajo el sol… pero con personajes e historias que enganchan. Vamos yo me lo pasé bien en el cine.

    La última tiene varias cosas muy rescatables, sobre todo la escena que nombro y la interpretación de los cuatro actores principales.

    Besos
    Hildy

  4. Querida Marga… te leo tus sensaciones sobre la película de Hoffman y asiento continuamente. Sí, el personaje de ella (genialmente interpretado por Amy Ryan) es un personaje complejo y bastante oscuro, cierto. Él es introvertido, tímido pero tiene un halo de buena persona. Qué buena la escena donde todo estalla… qué bien están los cuatro. A mí también me gustaba Hoffman y creo que le quedaban muchos personajes para construir…

    Je,je,je… Locke está bien para tarde invernal…

    Besos
    Hildy

  5. En esta ocasión la culpa fue mía, que si que pusieron la de Seymour Hoffman una semana y la dejé escapar como un pardillo. Solo por verle a él, y pensar que yo hablaba pestes de él la primera vez que le vi en Twister…
    La del manos libres no sabía de su existencia,pero esos ejercicios me suelen gustar…no se a lo última llamada…incluso hay una con Kim Basinger que sin ser nada del otro jueves se deja ver….
    Y la del estrecho vice…pues no la he visto…pero no me suele afectar en demasía la publicidad…me da igual cuantos millones ha recaudado el primer fin de semana. Pero si te digo que por lo que tu dices, pero sino me genera bastante indiferencia…de todas formas si tu la recomiendas, cuando no haya tanta cola iré. Por cierto, otro nuevo Steve Mcqueen?los ojos de Paul again? ese estribillo está más gastado que las canciones del verano de Georgie Dan…un abrazo

  6. … pues verás la primera vez que yo vi a Seymour Hoffman, querido Victor, no fui consciente porque yo en realidad iba a ver a Al Pacino y además hacía un papel super antipático de adolescente malote… se trataba de Esencia de mujer. Pero cuando ya le sentí como un actor que me gustaba, fue cuando empezó a volverme loca Paul Thomas Anderson con Magnolia. Y después ha habido papeles en los que me ha fascinado como The Master o en Antes que el diablo sepa que has muerto o La última noche…

    Espero que cuando la veas disfrutes de Locke porque logra atrapar la atención y El Niño a mí me hizo pasar una buena tarde, de verdad. Sí, las comparaciones que han hecho al joven Jesús Castro con los actores nombrados, creo que no le han hecho ningún favor, además de no ser muy originales. Con uno le comparan porque conduce en la película las motoras y los coches (y hay una frase de guion que nombra al actor… y la frase está muy bien puesta en la película) y con el otro por sus ojos azules. Él está muy bien en su personaje con sus otros dos colegas, los tres son una unidad que hace que el espectador se interese por ellos… Y sí tiene carisma… y habrá que ver si los caminos de la vida le llevan a ser actor, si quiere ser actor y evolucionar como tal. En El Niño creo que cumple con su rol en una película coral.

    Besos
    Hildy

  7. El guión de «Buried» no sostiene un análisis de la mínima dignidad cinematográfica. Ya dejé testimonio por ahí, en 14 puntos incontestables, de lo malo que es. Otra cosa es el desafío técnico. Pues muy bien. Pero el cine empieza siempre con lápiz y papel. A «Locke» le pasa igual: responde, si no, a esta pregunta: ese tipo con tanto aplomo, inteligencia, capacidad, autodominio, etc., ¿cómo es que sacó a pasear la pilila tan irresponsablemente?
    Spoiler, claro.
    Besos

  8. … ja, ja, ja… Hombre, mi querido Alfredo, es que una debilidad la tiene todo ser humano… hasta el tío más eficaz y responsable del mundo…

    Besos con un puntito de frivolidad
    Hildy

  9. DE «Locke» me han hablado fatal, aunque tengo ganas de valorarla personalmente. «El niño», sí, vista, y esperando a que tenga un rato para dedicarle un texto. Y la de Seymour Hoffman, a la vez que otra que he visto anunciada como próximo estreno «A most wanted man» (un thriller con muy buena pinta basado en la novela de John le Carré), habrá que verlas sí o sí: el legado Hoffman hay que disfrutarlo, por irrepetible.
    Saludos.

  10. El niño la vi el otro día. Ya se que suelo criticar el cine español, pero es que esta es una pèlicula pasable de acción sin mas. Para ver esto, cualquiera de medio pelo francesa o americana es bastante mejor eleccion. No es mala, no es aburrida, es simplemente pasable sin mas y si tiene éxito es por la descarada campaña publicitaria en programas de maxima audiencia en la que se basa, por supuesto a coste cero por ser simplemente española.

    Aquí venga a meternos con el cine americano, pero ya quisiera cualquier gran estreno tener la cuarta parte de la publicidad gratis que se les da a esta ya otras que tiene que ser éxito si o si.

    Locke, es sencillamente en mi opinión aburrida y eso y lastra cualquier discurso que pudiera decir de ella. La ultima que comentas tiene buena pinta, pero no la he visto a ver si tengo tiempo. Cuidate

  11. Querido Licantropunk… entonces leeré pronto tu texto sobre EL NIÑO… me has creado tensión y suspense sobre lo que opinarás de ella…

    Cuando veas Locke me dices qué te parece. A mí no me disgustó en absoluto. Me enganchó bastante su premisa y desarrollo.

    Sí, también me apetece mucho EL HOMBRE MÁS BUSCADO… un trhiller de espías con Seymour Hoffman y una galería de actores que atrae bastante…

    Besos
    Hildy

  12. Mi querido Plared, qué bueno volver a leerte, ¿de verdad que te pareció aburrida Locke? Jo, yo no me aburrí nada… Me atrapó el sin manos… que yo por otra parte hubiera tirado más de una vez por la ventana (pero claro se hubiese acabado la película mucho antes… hubiese sido un corto). Qué tío, qué temple.

    El Niño, efectivamente, me parece una película de género, que no está mal hecha y que como dices no es mala ni es aburrida. Ahí está para tarde entretenida y con alguna solución cinematográfica que no está mal. Lo de la campaña publicitaria a mi parecer perjudica a esta película más que encumbrarla. Como siempre me pasa no entiendo ni los halagos exagerados ni los insultos exacerbados que suscita. Creo que es una película correcta, bien hecha, interpretada y entretenida… y tampoco creo que hubiese pretensión de más.

    Y la de Seymour es una película no redonda pero con encanto y escena cumbre.

    Besos
    Hildy

  13. Sólo he visto «El Niño» y me gustó mucho. En cuanto a la actuación de Jesús Castro, creo que es difícil juzgar a un actor cuando trabaja al lado de Luis Tosar. Demasiado duro, supongo.
    Saludos.

  14. Bienvenida Akebono, qué alegría poder leerte por aquí. Muchas gracias por pasarte. Sí, yo disfruté con El Niño, lo pasé muy bien. Es cierto que Luis Tosar es buenísimo y tiene ya una trayectoria increíble a sus espaldas. Jesús Castro ha tenido la suerte de tener un papel protagonista sin plantearse tener este oficio… Y puede aprovechar la oportunidad. Carisma tiene y además el objetivo de la cámara le quiere… Y luego a lo mejor se va formando como un buen actor.

    Besos
    Hildy

  15. No creo que Jesús Castro vaya a crecer mucho como actor, no le veo demasiado talento. Pero se mueve lo suficientemente poco para no resultar irritante. Hay otros guapos con más caché que me parecen mucho más irritantes. Este aguanta el tipo. Sea por carisma o por lo que sea.

  16. Querido crítico abúlico, sí, Jesús Castro aguanta el tipo. Me parece que su personaje funciona con sus otros dos compañeros. Y El Niño funciona como película de género. Me parece más redonda que Celda. Aquella tenía un gran personaje, Malamadre y esta está construida con más detalle pero su reparto es más coral.

    Besos
    Hildy

  17. … Querido crítico abúlico: Celda tenía a Malamadre y una trama de cine carcelario sin nada nuevo bajo el sol. Sí, ritmo y sí nervio. Ritmo y nervio tiene también EL NIÑO y creo que aunque tampoco presenta nada nuevo bajo el sol, sí tiene las tramas algo más cerradas, construidas y trabajadas.

    Eso sí para mí le queda algo pendiente a Daniel Monzón… que no logra en ninguna de las dos: plasmar un buen personaje femenino y una buena historia de amor…

    Besos
    Hildy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.