Valor de ley de los hermanos Coen

Me ha gustado ver antes la película de Hathaway y después la de los hermanos Coen. Y si tengo que realizar una valoración diré que ambas se quedan en el terreno de westerns interesantes pero no piezas maestras. También expreso que hay elementos que me gustan más cómo están resueltos en la de Hathaway y otros en la de los Coen. Ambas tienen un halo especial y ambas se decantan por el desarrollo de las relaciones personales que es lo que acaba dando una identidad especial y extraña a esta historia. Así vemos como tres personajes que se salen de los cánones se unen para un objetivo común en una historia de venganza con ribetes de humor duro, como los tiempos que corrían en el lejano Oeste. Esos tres personajes son un fuera de ley con parche en el ojo, solitario y alcohólico, una niña tremendamente inteligente y que toma la iniciativa y la acción en tiempos inminentemente masculinos y un joven rangers de Texas, con mucha palabrería, ambiciones y algo inexperto en la aventura de la vida pero con fondo honesto y transparente.

Así la de los Coen, por citar las diferencias, hace hincapié en un tono elegíaco de tiempos pasados revistiendo a sus personajes de un destino fatal y dando toques de cuento triste sobre el bien y el mal. Recupera la primera persona (la novela de Portis está contada por la niña protagonista) y nos envuelve en un ambiente de leyenda. De pasado. Con este aire de historia fantástica me quedo con la escena, casi fantasmagórica y mágica, de la cabalgada final de Rooester Cogburn con la niña mortalmente herida en una noche estrellada…, esa carrera hacia la vida. 

Y no podía ser de otra manera Jeff Bridges de nuevo brillante en su retrato de un perdedor, un fuera de ley, con su código particular. Un Rooester que siempre ha sido hombre duro, demasiado duro, solitario, alcohólico y que va haciéndose viejo. Bridges crea su propio Rooester con un aire más trágico y triste que el de Wayne. 

Los Coen esta vez recrean un puro western del ocaso y realizan un trabajo formal impecable además de permanecer en el género y con el tono de la historia hasta el final. Así construyen una de sus películas menos coenianas y quizá los habituados a los giros de su particular cine y universo encuentren a los Coen en Valor de ley contenidos. Sin embargo sus señas de identidad están presentes y quizá los guiños más coenianos sean el encuentro de Rooester y la niña con un extraño doctor vestido de oso y ese ahorcado en lo alto de un árbol (quizá, no la he leído, sean personajes o situaciones que aparezcan en la novela de Portis)… 

Matt Damon también imprime carácter al personaje del rangers de Texas. Un personaje que se va transformando a lo largo de la película. De un guaperas con mucha labia a un hombre con cualidades de héroe del Oeste que absorbe su mitología y que queda como un cowboy mítico del que la niña protagonista no vuelve a saber nada. 

Otro punto que me gustaría destacar es que sin duda los Coen sí que beben de la película de Hathaway al concebir ciertas escenas prácticamente igual que el film original. Entre ellas, la escena del juicio que presenta totalmente al espectador al personaje de Rooester o cómo la niña con el caballo cruza un enorme lago, de esta manera, va haciéndose un hueco entre los dos hombres que valoran su determinación y valentía. Por último, la escena mítica de Hathaway de un Wayne con parche en el ojo cabalgando con sus pistolas frente a cuatro forajidos, en la de los Coen es prácticamente igual. 

De la antigua me quedo con la escena del ahorcamiento de los tres hombres que me parece más impresionante y efectiva que en el relato cinematográfico de los Coen, con la muerte de los dos forajidos en la cabaña (un punto a Dennis Hopper) y sin duda con el personaje del bandido Ned original con rostro de Robert Duvall mucho más construido y carismático en la de Hathaway…, y también me quedo con el final de la película original aunque sí que es cierto que el de los Coen imprime al film ese aire de cuento trágico, mítico y nostálgico que ahonda en el carácter de perdedor y fuera de ley de Rooester. 

Aun así me quedó un sabor bueno con Valor de ley de los Coen y ese western, cercano al cuento o la leyenda, con aires elegiacos.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.