Border

Vore y Tina, en el bosque, al margen de todo.

Tina se descalza para andar por el bosque donde vive. Observa a los insectos, se baña desnuda en el lago… Ella se emociona cuando un zorro se asoma a su ventana o es tremendamente respetuosa con los alces. Su conexión con la naturaleza rodea Border de un halo onírico y extraño. ¿Quién es Tina? Es una mujer muy poco agraciada, con rasgos imposibles. Tímida, silenciosa y muy valorada en su trabajo en la aduana. Porque Tina huele los sentimientos humanos. Huele el miedo, la vergüenza, la culpa… y eso la hace infalible en su puesto. Hasta que un día se cruza en su vida Vore… y le huele. Y no entiende lo que pasa. Su mundo se trastoca. Su ordenado universo de funcionaria solitaria se derrumba. A sus referentes más cercanos, el hombre con el que convive y su padre, los mirará de otra manera. De pronto empieza a preguntarse quién es ella realmente… Por qué nunca ha encajado y por qué siempre se ha sentido distinta…

La película de Ali Abbasi no toca temas cómodos. Inquieta. Se va a la frontera, a esos márgenes que a veces preferimos no mirar. Pero lo que sorprende realmente es que Abbasi nos está contando un cuento en pleno siglo XXI. En un mundo real y oscuro mete el elemento fantástico. ¿Qué es lo monstruoso y, sobre todo, quién decide qué es lo normal y qué no lo es? ¿Quiénes somos los seres humanos? En este cuento contemporáneo se habla del miedo al “otro”, de la identidad, del género, del sexo, de cómo encontrarse uno mismo, de la soledad, de la bondad, de la maldad, de la venganza… Este director iraní, que emigró a Suecia y ahora vive en Dinamarca, mira la realidad de manera diferente. Dentro de una historia oscura y siniestra con una investigación policial de fondo; dentro de un mundo real, crudo, frío y cruel, incorpora el mundo mágico de la mitología nórdica, de los seres del bosque, y construye un cuento oscuro, donde la heroína, Tina, vive y sufre un dilema. Ella solo tiene clara una cosa: no quiere hacer daño a nadie. Aunque ese deseo signifique un sacrificio: la soledad, pero también ser ella misma. Abbasi, sin embargo, no olvida que es un cuento, y trata a su heroína con cariño, quizá por eso deja una puerta abierta a la esperanza, quizá un paquete de lejos, de Finlandia, suavice su destino.

Y es que Tina se va descubriendo y termina corriendo desnuda por el bosque feliz con Vore, liberada. Aunque luego no todo sea tan fácil. Porque quizá realmente como le explica a su amante, ella trataba de entender por qué era especial… y allí en el bosque se sentía como una protagonista de un cuento de hadas. Los acontecimientos y sus descubrimientos le dan la razón, realmente, habita en un siniestro cuento de hadas…, pero prefiere retirarse a la casita del bosque, sin molestar ni alterar a nadie (o más bien sin que nadie le dañe). Ali Abbasi adapta un relato del escritor sueco, especializado en literatura de terror, John Ajvide Lindqvist. Este autor es el mismo que escribió Déjame entrar, también llevada al cine, la historia de un niño que encuentra la amistad en una niña vampira. Allí era la mitología vampírica, aquí la mitología nórdica, pero el caso es que su literatura ha servido para que dos directores hablen desde una mirada distinta sobre el otro. En Border la realidad salta por los aires, inquieta, y lo fantástico hace que nos preguntemos en qué mundo habitamos.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.