Tres películas

Shutter Island de Martin Scorsese

Siempre que Martin Scorsese estrena película, trato de no perdérmelo. Shutter Island combina una historia de cine policiaco con tinte de género negro aromatizado con gotas de terror e inquietud e impactante viaje hacia la locura.

Scorsese deja película inquietante, que adapta la novela del mismo título de Dennis Lehane, escritor del que se han adaptado ya a pantalla gigante otras dos obras literarias dando como resultado Mystic River de Clint Eastwood y Adiós pequeña, adiós de Ben Affleck.

Shutter Island es también Leonardo DiCaprio como Teddy Daniels, agente federal con el que viajamos al infierno. DiCaprio muestra esa faceta que cada vez realiza mejor entre duro, violento y a la vez vulnerable.

Shutter Island es la propia isla y el centro psiquiátrico donde transcurre la historia. El paisaje y el edificio es otro protagonista más. Como la casa de Psicosis o el hotel de El Resplandor.

Shutter Island es una recreación llena de pesadillas angustiosas con una fuerza visual que te envuelve.

Es un viaje al miedo, al terror y la duda constante. Un viaje sin retorno. Los que más pánico dan.

Todo aderezado con una música tronante, como aquellas películas de terror, que forma parte de la atmósfera paranoica de la historia.

Shutter Island es un viaje a un mundo enfermo.

Shutter Island es un largo recorrido, que no tiene fin, hacia los laberintos de la salud mental muchas veces presente en la obra de Scorsese. Desde Taxi Driver, pasando por El cabo del miedo (remake), rodeando El aviador, revoloteando por Casino, corriendo en Gangs of New York y haciendo parada angustiosa en esa isla-personaje.

Precious de Lee Daniels

Precious roza siempre el borde de desembocar en otra de Estrenos TV. En convertirse en película lacrimógena de sobremesa. Lo roza pero no lo alcanza.

Tiene situaciones y personajes de este tipo de películas (que saben hacer algo fenomenal aparte de a lo mejor echar una cabezada despertar y no perderte algunas hasta te enganchan). Menciono: personajes guays que si los quitaras de la obra nada pasaría (dícese ese enfermero con cara de Lenny Kravitz, el muchacho es encantador todo hay que decirlo pero una se pregunta qué hace ahí). Historia de superación, adolescente desgraciada entre las más desgraciadas encuentra una profesora-princesa y un grupo de alumnas rebeldes (los personajes más esteriotipados) que se convierten en amigas y alumna logra una sonrisa. Encadenar serie de desgracias en cascada que te hace tener la caja de pañuelos de papel a mano con peligro de ahogo. Niños desamparados…

Pero ¿qué hace que Precious no se convierta en un mero producto Estrenos TV? Lee Daniels y su guionista (que adaptan la novela Sapphire que dicen los que la han leído que es más dura todavía que la película) crean una relación que te hiela la sangre y sus protagonistas se meten en la piel de sus personajes haciéndolos creíbles. Esa madre y esa hija te cortan la respiración en varias escenas (Gabourey Sidibe y Mo’Nique) que hacen que incluso Mariah Carey sea creíble en su rol de trabajadora social.

El Solista de Joe Wright

Un director que hasta ahora a mí me ha transmitido y mucho en Orgullo y prejuicio y Expiación. Dos buenos actores dramáticos Robert Downey Jr y Jamie Foxx y una actriz interesante como Catherine Keener. Una historia atractiva que refleja otra cara de la sociedad que muchos olvidan. Beethoven. Una realización más que correcta…

El Solista tenía todos los ingredientes para una buena obra cinematográfica pero no estalla en todo su esplendor. Se queda en el camino. Es obra correcta que roza la carencia de emoción cuando la emoción es su esencia.

La relación real entre un periodista y un sin hogar enfermo mental no estalla. Y es de esas historias que lo piden a gritos. Me vienen a la cabeza historias como El espantapájaros, Cowboy a medianoche, De ratones y hombres (la versión de Gary Sinise), Ángeles sin cielo…, películas que te dejan tocado, hundido y emocionalmente temblando (y, ojo, ninguna es perfecta pero logran convertirse, por lo menos a mí, en inolvidables) porque crees en la relación de amistad de dos hombres distintos en situaciones duras…

Lo que no le niego a El Solista es que plantea temas siempre interesantes que la convierten en buena historia para tertulia. A mí particularmente el tema que más me tocó es cómo, a veces, con la mejor buena fe del mundo hombres y mujeres tratan de echar una mano, de poner solución o encaminar la vida de otros hombres y mujeres sin ni siquiera escucharles o tener en cuenta lo que tratan de decirte con palabras o con la mirada. Y lo importante que es al final, aunque parezca poco, establecer una relación absolutamente horizontal y de aceptación de uno y otro, de otro y uno (esto que parece lo más sencillo es de las cosas más complicadas de la vida).

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.