Detour (Detour, 1945) de Edgar G. Ulmer

Hace poco analicé otra película de este director (La extraña mujer), especializado en películas de bajo presupuesto y olvidadísimo en el baúl de las viejas películas. Ahora, le toca turno a Detour, otra película sin medios pero no carente de atractivos.Lo que nunca se le puede negar a Ulmer es su recreación de atmosferas extrañas y claustrofóbicas. Esta vez ni siquiera en el reparto juega con estrellas pero apenas se las echa de menos en esta historia sobre el destino. Cuenta una historia de cine negro con la mayoría de sus ingredientes e inquieta.

Detour cuenta la historia de un pianista que hace auto stop. La razón es que quiere ir a Los Ángeles a reunirse con la mujer que ama y no tiene medios económicos para realizar el viaje, y se ve inmerso en una pesadilla. Toda la película está contada desde su punto de vista a través de flash backs. Y es inquietante tal vez por lo subjetivo. Porque quizá estemos en la mente de un asesino que trata de justificar por todos los medios por qué ha matado. La película ni explica ni saca conclusiones. Sólo expone. El espectador es quien saca conclusiones.

Cine de luces y sombras donde el destino juega con el personaje principal al que trata como mero títere para hacerle sucumbir en un futuro fatal, no buscado por el protagonista. De pianista de mala muerte a prófugo asesino. Un hombre con mala estrella que no reacciona frente al fatalismo y poco a poco se va hundiendo en una pesadilla sin fin.

En un viaje que va en busca del amor pérdido pierde el rumbo y se va hundiendo en las tinieblas de la mala suerte. Primero, le recoge un tipo, una especie de farsante-desagradable, que muere durante el trayecto. El protagonista ante el miedo de ser señalado como culpable y asesino suplanta su personalidad y roba coche, ropa, documentación y dinero. Después, recoge a inquietante mujer fatal y otra vez un golpe de destino. Esa mujer también había sido recogida por el muerto anteriormente y le señala como culpable…, y le retiene. Una mujer fatal que sólo piensa en su propio beneficio económico, una mujer desagradable que le atrapa en sus redes, le encarcela, y el pianista apenas reacciona ya atrapado en el laberinto de un destino fatal que le llevará a cometer otra muerte involuntaria…

Y las caras llevan a la crispación y a la perturbación, y los ambientes también, al igual que los personajes, el blanco y negro, la lluvia, el bar donde va a parar el pianista y sus recuerdos, la banda sonora, la travesía en coche, el hotel donde acaban encerrados-atrapados el protagonista (Tom Neal que tuvo vida oscura como en Detour) y la mujer fatal (una desconocida Ann Savage), sus rostros anónimos e inquietantes…

Detour es una cinta de bajo presupuesto con una historia extraña de destino fatal…, nunca hacer auto stops fue tan peligroso…

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.