Momentos inolvidables entre amigos

Los amigos de Peter alrededor de un piano, siempre.

Los de entre copas, entre vinos.

El hortelano siempre hablando con pincel, sobre aspectos sencillos de la vida. Como mirar el mar o escuchar a Mozart.

Thelma y Louise rodando por carreteras sin fin… al borde siempre del precipicio.

Los chaperos de Idaho, ante una hoguera, hablando de cosas de familia y de amores imposibles.

Los de cuatro bodas y un funeral, siempre con prisas y meteduras de pata. Pero siempre juntos… hasta que el amor o la muerte los separe.

El sin hogar, un tallo de hierro, con su compañera eterna de comas etílicos… en la soledad de la calle, sobreviviendo siempre.

El locutor engreido que cae por el tobogan de la exclusión se encuentra con un hombre sin salud mental al que le quitaron el cerebro en un día de violencia en el que se llevaron a la mujer amada… desnudos por Central Park encuentran algún sentido hermoso a la vida.

El niño que ama el cine, siempre fiel al viejo proyeccionista en un lejano Cinema Paradiso.

El vaquero, de aspecto duro, se le enternece el corazón ante su amigo alcohólico. Al que nunca abandona, allá en Río Bravo.

La encantadora de abejas siempre preparó junto a su joven amiga los tomates verdes fritos…, ninguna adversidad las hizo caer en olvido. Amigas siempre.

Éste es el principio de una bella amistad, así lo dice el policía cínico al desencantado dueño de un bar… en Casablanca.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.