Diccionario cinematográfico (188)

Manifestaciones: una manifestación es una reunión pública y libre en los espacios públicos como las calles o plazas en la cual los ciudadanos que asisten reclaman algo, expresan su indignación hacia una situación determinada, protestan… Hay muchos tipos de manifestaciones pero están las manifestaciones que pueden mostrar el descontento de los ciudadanos. Y es un ejercicio democrático donde el ciudadano puede mostrar su parecer y puede ejercer la crítica. Las manifestaciones pueden ser brutalmente reprimidas desde las altas instancias cuando incomodan, cuestionan el poder, cuando reivindican un cambio o evidencian fisuras y carencias. Pueden ser silenciadas por la fuerza o manipuladas. Recurro al cine y recuerdo que también en la pantalla blanca se ha reflejado la protesta, las manifestaciones… A veces estas manifestaciones pueden portar el espíritu de una idea o de una nueva posibilidad de futuro. Pueden ser el principio de un cambio…

En el cine de estos lares… las manifestaciones disueltas con cargas policiales en el Madrid de los años setenta en Aunque tú no lo sepas de Juan Vicente de Córdoba. Las protestas con perfomance de fondo, la manifestación contra un sistema injusto a través de la cultura y el teatro en Noviembre de Achero Mañas. Las manifestaciones por la situación laboral en Lunes al sol. La manifestación final como metáfora de otro mundo posible en El método. Las manifestaciones de las madres que denuncian un problema social en Heroínas de Gerardo Herrero…

Después recorro algunas marchas que considero míticas y semillas de cómo se representarán cinematográficamente en el futuro. Y claro tengo en mente el cine mudo ruso. Y esas impresionantes manifestaciones brutalmente reprimidas como la del Acorazado Potemkin, La madre o La huelga.

Me voy a esa manifestación donde Charlot, inconsciente de la protesta pero símbolo de ella, es detenido en Tiempos modernos. O me inmiscuyo entre las mujeres que secundan la huelga y concentración de sus esposos mineros en La sal de la tierra (una película que es otro tipo de manifestación contra la Caza de Brujas). El grito del pueblo —y el peligro de que las manifestaciones también pueden ser manipuladas… aunque al final pueda surgir la verdadera voz, el verdadero espíritu— en la interesantísima (me gusta mucho) Juan Nadie.

En grandes epopeyas históricas las manifestaciones ocupan escenas culminantes y dramáticas. Y ahí donde la gente lucha y grita… transcurren las historias íntimas de algunos participantes. Así es en Doctor Zhivago o así ocurre viviendo Rojos. Manifestaciones de todo tipo y cariz recorren esa buenísima película de Tim Robbins que es Abajo el telón. En Gandhi asistimos a esa forma de manifestación que creó el líder hindú, el movimiento de la no violencia.

… Y Ken Loach y su cine también saca a sus personajes a la calle. Hoy nos quedaremos con las manifestaciones por el tema laboral en Pan y Rosas. Y es que las manifestaciones por las condiciones laborales ofrecen películas recordadas como Norma Rae o Silkwood.

Mayo del 68 (con la implicación de distintos cineastas no sólo en la pantalla blanca), Primavera de Praga, matanza en la Plaza de las Tres Culturas (en México), las protestas contra Vietnam, el movimiento de Martin Luther King… todo reflejado en el cine… Miles de imágenes en mi mente conforman un abanico de películas y de manifestaciones: Soñadores, La insoportable levedad del ser, El regreso, Nacido el cuatro de julio, Rojo atardecer…

Las calles siguen llenas de protestas, reivindicaciones y críticas aunque traten de silenciarse cuando el tema incomoda o cuestiona el poder. Y aunque haya ciudadanos que no salgan a las plazas… sí que siguen con interés lo que ocurre en ellas y despiertan, piensan, leen y actuan en consecuencia en su vida cotidiana, en sus entornos… Así el cine seguirá recogiendo las manifestaciones de Otro mundo es posible, las antiglobalización, las de la primavera árabe, el movimiento de los indignados, el 15M y ahora el 25S…, algunos de estos movimientos ya tienen o tendrán reflejo en el cine documental… Otros ya están bullendo en la mente de los cineastas para ser reflejados en la pantalla blanca.

Las calles no se callan…  

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

4 comentarios en “Diccionario cinematográfico (188)

  1. Bueno, y «Batalla en Seattle» (creo que se llama así)… O esa manifestación de «El año que vivimos peligrosamente», con Mel Gibson llevando a hombros a Linda Hunt con su tomavistas. O en «El último emperador». O en «Cristóbal Colón, de oficio descubridor», esos tipos que se manifietan al grito de «Centralismo no; automías, sí» (eran otros tiempos…).
    En Zaragoza debe ser de los pocos sitios en que las manifestaciones tienen una calle: la calle Manifestación, en conmemoración de una que se produjo justo en ese sitio en 1591, nada menos.
    Besos

  2. Mi querido Alfredo… La de Seattle no la he visto. La de Peter Weir, la recuerdo perfectamente. La de Mariano Ozores tampoco la he visto, vaya… También recuerdo El último emperador…
    Está claro que un día de éstos tengo que ir a Zaragoza y disfrutarla… porque Zaragoza es mucha Zaragoza… Y tiene mucho pero que mucho que descubrir servidora.
    Te manifiesto una retahíla de besos…
    Hildy

  3. Se podría decir que las hay dedos tipos. El primero sería el de «americanoooos, os becibimos con alegría, viva el tronío de ese gran pueblo con poderío. Y que remataba con aquel «ole mi madre,ole mi suegra y ole mi tía…»
    Lamentablemente hay otro tipo menos festivo y más reivindicativo. Ahí se canta poco. Pongamos por caso «Germinal».
    Aunque ver a Chaplin en acción da gusto, pone las pilas a cualquiera. Un abrazo

  4. ¡Querido Victor, recuerdo GERMINAL y su manifestación!
    He reído mucho con tu elegante y divertido comentario.
    Pero, sí, siempre es un gusto mirar a Charlot… y es cierto, pone las pilas, siempre con sus críticas sutiles hacia la situación del mundo que le rodeaba…
    Besos
    Hildy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.