Diccionario cinematográfico (6)

Muerte: el cine hace tiempo que terminó con ella. La vida siempre está detrás de la pantalla. Las imágenes se pueden pasar una y otra vez son inmortales. A cualquiera de nosotros que nos graben en 7 mm o ahora en vídeos digitales, se nos concede el don de la inmortalidad. Ése es el poder del cine. Puedes ver una y otra vez a Sonny Corleone con vida y como le acribillan a balazos pero sólo con rebobinar un poco le tienes de nuevo lleno de fuerza. Charlot siempre caminará y pegará su patada inmortal en la soledad del fotograma y Dorothy pasará siempre de una vida en blanco y negro a un camino de baldosas amarillas… A veces, los personajes de cine pueden rebelarse como ya ocurrió en La rosa púrpura del Cairo, un hito histórico. A veces, pienso que Terry Malone, Antoine Doinel, Rick, Ilsa o Jim Stark y Judy tienen que sentirse un poco como atrapados en el tiempo, como en el famoso día de la marmota…, pero no es cierto. Porque todos los vemos con ojos distintos, todos les damos vidas diferentes, todos les entendemos de manera distinta…, les seguimos dando vida. Nunca mueren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.