300 (300, 2007) de Zack Snyder

¡¡¡Dios, qué película!!!¡¡¡Qué poca gracia!!!¡¡¡Qué poca emoción!!! ¡¡¡Qué historia más mala!!!¡¡¡Qué simpleza!!!¡¡¡Qué poco entretenimiento!!!…, no se me acaban las exclamaciones de horror y sonrío feliz de no haber acudido a los cines para verla en su momento.

Aghhh, luchaba por no quedarme dormida. Ya he defendido en varias ocasiones ver cine también como puro entretenimiento pero ¿300, entretiene? Y hablando de este tipo de películas yo me he emocionado y entretenido una y mil veces viendo Gladiator y Troya que también dan patadas a la mitología y a la historia, también tienen excesos de cine digital y, sin embargo, las he disfrutado y he saltado en la butaca de emoción y he reído, llorado, y me he asustado y he brincado…, pero con 300 nada de esa magia surgió. ¡¡¡Menos mal que era corta!!!

No conozco el cómic de Frank Miller (que dicen que una de sus fuentes de inspiración fue la película de 1962, El rey de Esparta, la cuál no he visto pero seguro que es más entretenida) y quizá creo que se debía haber quedado en viñetas y que tal vez así funcione. Pero me molestaron considerablemente un montón de cosas de esta película con un guión estúpido y pocos personajes atractivos.

Quizá estéticamente logre una factura correcta y punto. Lo único bueno que puedo decir. Es película sin corazón. Y empecemos con los porqués de este rechazo mío visceral a esta producción. La voz en off para contar relato épico no da resultado alguno, no envuelve la historia con la emoción y el espíritu necesario para crear leyenda, no es una especie de buen cuentacuentos sino un orador muy, muy aburrido.

Las deformaciones de la historia son en extremo absurdas en esta batalla en el desfiladero de las Termópilas. Mientras que en otras producciones de este tipo son igual de absurdas pero de alguna manera las entiendes como licencias cinematográficas y tienen una función determinada dentro del contexto de la película, son verosímiles (ojo, sólo dentro de película-espectáculo), aquí te dejan tal cual, quieren espectáculo y es tontería. ¿Qué son esos monstruos ridículos, ese ejército persa absurdo lleno de seres deformes y bestias?¿Quién es ese Jerjes que destroza la belleza de mi Rodrigo Santoro y le convierte en fantoche con pendientes con cara continua de niño enfadado y enrabietado?¿Y por qué presenta como jorobado de notre dame y además sin el encanto de este personaje mítico al traidor de los 300 espartanos y aliados, Efialtes? ¿Y esa historia paralela y absurda de la reina, a cuento de qué?

La violencia extrema, que es la misma del cómic, con tanto efecto especial y lucha a lo Matrix, me dejó absolutamente fría. Es tanta la violencia que en el minuto dos quedas inmunizada. Todo es mentirijilla. Esa sangre que sale disparada, esas cabezas, brazos, y ojos mutilados. Es tan bestia pero tan de diseño que te deja sin adrenalina alguna.

300 es un desfile de modelos espartanos, 300 modelos con capa roja, cuerpos de infarto, dos dedos de frente, algún que otro destello de sentimiento, son guerreros pero han de ser hermosos con cuerpos serranos que exhiben a cada momento, con pechos y torsos de tableta de chocolate. Los demás los malos, son todos, deformes, la fealdad es sinónimo de traición, maldad y cobardía. Los 300 cantan su sumisión al rey todo poderoso y mueren orgullosos por la patria libre. ¡¡¡Oh, es la pera!!!

De paso también nos salen los colores con alguna escena de amor y sexo a cámara lenta que del ridículo provoca risa. Sólo hay un malo malísimo que no está mal (físicamente me refiero) pero que se vende a los persas y es tan malo tan malo que sufrirá el deshonor de ser matado por una mujer, por una reina espartana que tiene muchos ovarios y está orgullosísima de su señor esposo y de su hijo (de que tengan tantos huevos, sean tan hermosos y valientes. Claro que ella también tiene mcuhos ovarios), y no en el campo de batalla como Leónidas y compañía.

En fin, tiene su gracia de lo mala y ridícula que es. Pero me dejó tan fría y con tantas ganas de que acabase… 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.