La hija de Kafka

Hoy hago licencia en esta página de cine para hablaros de una novela que ha escrito una persona maravillosa, ni más ni menos que la hermana de Hildy Johnson que más de una vez sale nombrada entre estos post cinéfilos…

Y os hablo de esta novela, La hija de Kafka (El Andén, 2009) porque está escrita por una pluma por la que cada día me quito mi sombrero de reportera.

Una pluma ligera como el viento. Su autora juega con las palabras, las hace revoletear y crea historias que emocionan, hacen sentir y remueven almas.

Y esto es un post escrito desde el corazón.

Adentrarse en La hija de Kafka es meterse de lleno en la mente de una mujer que clama por ser amada y correspondida. Una mujer que aspira a ser amada pero se encuentra encerrada en un cuerpo que no es hermoso, según los cánones del siglo XXI. Una mujer con neurónas volátiles capaces de provocar la carcajada o el alarido más tremendo. Una mujer que al borde de la locura siempre es creadora.

Volamos a un México, donde llega Milena, una española que se siente la hija de Kafka, dispuesta a dejar todo de lado para llenar las páginas con las aventuras y desventuras de Julia Pastrana, la mujer barbuda, que nació en un lejano siglo XIX y que luchó entre exhibiciones y circos por no perder jamás la dignidad de ser mujer, de querer ser amada como hembra.

Y mientras asistimos al proceso creativo de su futura novela, Milena, mujer siempre solitaria, siente la llamada del amor al conocer a su vecino, pianista. Ama a Rubén, un hombre al que nunca le faltan mujeres bellas. Y Milena lucha por transformarse, metamorfearse, cambiar su cuerpo para recibir una mirada de hombre enamorado.

Y la pluma de la novelista vuela y dibuja una tragicomedia sobre la belleza y la soledad.

Sobre Milena y Julia Pastrana.

Sobre amores no correspondidos.

Y la carcajada se vuelve amarga. O la lágrima se hace risa.

El ritmo y la cadencia de las palabras construyen una melodía llena de notas que bailan por las páginas en blanco.

Y eso es un portento.

Y la hija de Kafka camina por las páginas, llena de vida.

Y emociona.

Porque es un milagro mostrar a una mujer que provoca la carcajada ante el baile de sus neuronas en un mundo cruel y sentir como es capaz de escribir  y crear la más triste y hermosa de las historias…, sobre una mujer barbuda que siempre fue amable, que siempre amó, que fue inteligente, que jamás tuvo un reproche o palabra de odio hacia el hombre que la humillaba cada día, que luchó hasta el último instante…

Milena y Julia.

Os llevo muy dentro.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.