¡¡¡Tantas películas que ver, tanto que comentar!!!

Aquí me teneis. Por motivos laborales, mi teclado no deja de ser pulsado una y otra vez. Tanto es así que he decidido dar un pequeño parón y dedicarme a escribir pequeño post… pero tecleando siempre tecleando. A veces pienso -aunque sea inmortal os lo juro que lo pienso porque aunque inmortal todavía necesito horas de sueño- que me encantaría que los días tuvieran más horas para que me diera tiempo a hacer todo lo que quiero.

En cartelera hay varias películas que muero por ver. Mañana por cosas que nos depara el destino, por mucho que digan siempre inesperado, voy a poder disfrutar del preestreno de El curioso caso de Benjamin Button. Os contaré. Por fin esta semana acudí a ver una película por la que suspiraba y miedo tenía de que me la retiraran de la cartelera, se trataba de la francesa La clase y confieso que cubrió todas mis expectativas y más. Estuve conteniendo emociones durante toda la proyección… qué buen cine social, sí social, no me da alergia el adjetivo.

Otra a la que estoy deseando acercarme es ni más ni menos que a La duda. Espero sacar tiempo este fin de semana. Mientras trato, en mi querido videoclub, sacarme aquellas que no vi. Ayer, por la noche, pude dejarme llevar entre el amanecer y el atardecer por la mexicana Luz silenciosa. Llena de momentos hermosos. Cine de riesgo. Cine intenso. Cine lento. Un cine para ver con tranquilidad, para sentir, para ver otras formas de expresión cinematográfica… No pude evitar acordarme una y otra vez de Ordet de Dreyer.

Los Premios Goya me despertaron la curiosidad por El truco del manco, espero que sus tres goya hagan que mañana no la retiren de los cines. ¡¡¡Por favor, por favor que quiero verla!!!

Dejo de teclear porque me doy cuenta que efectivamente, me faltan horas.

Beso a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.