Ayer, hoy y mañana (Ieri, oggi e domani, 1963) de Vittorio de Sica

A veces te apetece pasar un buen momento. Un rato grato. Ver buenas historias e interpretaciones. Y eso me pasó ayer al volver a ver Ayer, hoy y mañana de Vittorio de Sica (¡qué maestro!). No es de sus grandísimas película pero si algo grato y fresco de ver. Sigue la estela de cine italiano de ofrecer en una misma película varios episodios, a veces, dirigidos por el mismo director. Otras veces, cada episodio dirigido por distintos autores. Aquí, en esta película en concreto los tres episodios que la componen son dirigidos por De Sica e interpretados por la pareja de oro del cine italiano: Sophia Loren y Marcelo Mastroianni (grande entre los grandes). Donde está el cambio es en los guionistas. La primera y tercera historia son de argumentos originales (algo muy común en el cine italiano sobre todo a partir del neorrealismo) y una adaptación de una obra de Alberto Moravia. La primero historia es obra de Eduardo de Filippo y el guión es de él mismo junto a Isabella Quarantotti. La segunda historia es una adaptación de Alberto Moravia y la ejecución del guión se debe a Cesare Zavattini, Bella Billa y Lorenza Zanuso, y por último, la tercera historia y el guión son de Cesar Zavattini.

Por meterla en alguna corriente diríamos que puede formar parte de la famosa comedia a la italiana. Movimiento famosísimo en los años sesenta y que evoluciona del neorrealismo. Una comedia realista y costumbrista…, a la italiana, nunca mejor dicho.Las historias reciben el nombre de tres mujeres, las tres mujeres protagonistas, y cada una transcurre en una ciudad italiana. Adelina se sitúa en Nápoles. Anna ocurre en Milán y Mara en un ático de Roma.

Las tres historias poseen encanto y sobre todo unas interpretaciones frescas y encantadoras (es el adjetivo adecuado, os lo aseguro) de Sophia Loren y Marcelo Mastroianni que logran en cada uno de los episodios dar vida a tres personajes absolutamente diferentes unos de otros.

Cada historia tiene sus encantos. Aciertos. La más costumbrista y, quizá, neorrealista —pero ese neorrealismo que se fue decantando por la comedia— es la primera, Adelina. El argumento transcurre en una humilde calle de Nápoles y no cuenta las vicisitudes de Adelina y Carmine, un matrimonio napolitano. Él, en el paro; ella, dedicada a la venta del tabaco clandestino. Debido a la actividad irregular de Adelina tiene una multa que si no es pagada tendrá que acudir a prisión. Un abogado pone en conocimiento del joven matrimonio que si ella está embarazada y en periodo de lactancia no pueden enviarla a la cárcel. Adelina lo tiene claro a hijo por año y así evita la cárcel. Carmine ayuda en lo que puede pero cada vez está más y más agotado…, ella cada vez más hermosa…También, la película pone en evidencia la solidaridad en el barrio ante los problemas de la pareja. Un lindo cuento con final feliz. Sophia Loren es una napolitana de armas tomar, popular, como los primeros papeles que la llevaron a la fama. Y Marcelo un buen tipo, humilde y pícaro, con mucho encanto.

La más seria y con humor más cínico le corresponde a Anna. La historia nos traslada a Milán y todo ocurre en un corto lapso de tiempo. En un viaje en rolls royce que emprenden una millonaria cansada de la vida junto a su ocupado marido y su amante, un hombre de clase media que se llama Renzo. Ella no cesa de decir que le ama, que le ha cambiado la manera de pensar, que le gustaría huir a su lado del vacío y monotonía de su vida. Él no lo ve muy claro. Todo cambia radical e irónicamente a raiz de un pequeño accidente. La Loren es una mujer frívola, elegante y sofisticada y Marcelo realiza una composición de galán desencantado tipo Dolce vita.

La historia más tierna ocurre en un ático de Roma. La Loren es la sensual y atractiva prostituta de lujo, Mara. Marcelo, magnífico como comediante en su ridículo y tierno papel de niño de papá con cargo político absolutamente enloquecido por la belleza y personalidad de Mara. Ambos están divertidísimos en comedia de buenos sentimientos. Mara enamora locamente a un joven seminarista, un buen y hermoso chico que duda de su vocación ante la belleza terrenal de la vecina. Los abuelos del seminarista, deseperados, al ver como su nieto pierde la cabeza e incluso quiere abandonar la carrera del sacerdocio, piden ayuda a Mara. Y ella, tierna y de buen corazón, quita, con dulzura, las ilusiones del joven y le anima a que siga su carrera hacia el sacerdocio. Incluso realiza un voto de castidad durante una semana si el muchacho toma el bus al seminario…, con las consecuencias que esto tiene en un desesperado y enamorado Marcelo. En este episodio se encuenta un famoso e inocente streap tease de Sophia, siempre bella.

En su momento esta película alcanzó mucha popularidad y obtuvo el oscar a mejor película extranjera. Lo dicho, todavía se disfruta. Sobre todo gracias a Sophia y Marcelo. Dos grandes.

3 comentarios en “Ayer, hoy y mañana (Ieri, oggi e domani, 1963) de Vittorio de Sica

  1. Pingback: 'Ayer, hoy y mañana' (1963) - elCriticon.es

  2. Gracias por la recomendación, la película me ha sacado una gran sonrisa que bien estan Sophia loren y marcello mastroianni como se complementan.

  3. Bienvenido, Jerry
    Me alegro mucho que la hayas disfrutado.
    Sophia Loren y Marcello Mastroianni son una pareja cinematográfica absolutamente maravillosa. Tienen títulos juntos que se quedan grabados en la memoria para siempre, como Los girasoles.

    Beso
    Hildy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.