Diccionario cinematográfico (69)

Profesor, maestro: el cine está poblado de profesores y profesoras, de maestros y maestras que enseñan ciencia, arte u oficio a niños o adolescentes. Es una figura cinematográfica y, realmente, necesaria en la vida real. A veces, creo que no demasiado apreciada ni muchas veces bien remunerada. ¿Pero quién no recuerda un buen profesor o maestro que de alguna le abrió los ojos a alguna disciplina en el colegio o en la universidad? ¿O quién no recuerda a alguno de ellos que le complicó la vida? 

El cine ha creado su propio universo de estos personajes. Algunos cambian la vida a sus alumnos o les abren un camino. El profesor Keating (Robin Williams) que enseña a su grupo de alumnos, al club de los poetas muertos, el valor del Carpe Diem.  El maestro rural republicano, Don Gregorio (Fernando Fernán Gómez), que es un apasionado de su profesión y transmite sus conocimientos con sabiduría y amor a todos sus alumnos. También, esa otra maestra rural (Pepa Flores) que combate la soledad y busca a su novio entre los maquis. O el maestro y director de una escuela infantil en un barrio marginal, Daniel Lefebre (Philippe Torreton), que se desvive por los niños, por su situación, por su educación. O conocemos al desencantado y drogodependiente Half Nelson (Ryan Gosling) que sólo le mantiene cuerdo y con los pies en la tierra sus clases. Y nos vamos a los clásicos y recordamos al orondo Arthur (Charles Laughton) y a sus compañeros maestros que se dan cuenta de cómo la enseñanza y los conocimientos pueden dar la libertad de acción y pensamiento. Bofetada al sistema educativo francés con esa película sensible donde los maestros y directores no salen muy bien parados, un canto a la libertad en la educación y no al encorsetamiento, Zero en conducta. También, por qué no, recordemos al profesor sesentero encarnado por Sydney Poitier, el profesor Tibbs, que trata de abrir el camino a jóvenes rebeldes londinenses (una fórmula mil veces imitada en este tipo de películas. Ahí vemos productos tipo Mentes peligrosas). 

El universo de maestro o personas que enseñan a otros es interminable. Un fantástico viaje al mundo de la sabiduría y de la comunicación. Nos encontramos al odioso pero al final adorable profesor Higgins (Rex Harrison) que enseña a una muchacha humilde el poder del lenguaje. Nos alegramos de los logros de la maestra de baile (Julie Walters) que cree en el potencial de Billy Elliot para la danza clásica. ¿Y qué me dicen de ese maravilloso proyeccionista (Philip Noiret) que en el Cinema Paraíso enseña su profesión y la supervivencia en el mundo a un niño de ojos enormes, encantador? Nos reímos con los adorables esfuerzos de William Holden, como periodista metido a profesor de buenos modales, para enseñar a la rubia del gángster. 

Hay otros maestros y maestras que amargan la vida de sus alumnos o que sus alumnos se las amargan a ellos. Son retratos, también, poderosos. ¿Cómo olvidar al pobre profesor Rath (Emil Jannings) al que sus alumnos no respetan y termina su vida tras una cabaretera que le transforma en un triste payaso?O en el debú de Amenabar quién no tiembla ante profesor universitario malo malísimo (Xabier Elorriaga) o como no recordar la pesadilla de Mrs Tingle (Helen Mirren). 

Esto, ya saben, sólo es un aperitivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.