En el ojo del huracán (Storm center, 1956) de Daniel Taradash

He aquí una película interesante como documento cinematográfico en sí que además desarrolla una buena historia para generar debate y que adquiere hoy primordial importancia. En el ojo del huracán contiene además muchos elementos de análisis que hacen que su visionado proporcione muchos frentes. Una película sobre cómo es más fácil manipular a una sociedad con miedo, sin capacidad de elección, sin apenas cultura y secuestrando la libertad. Una película que habla de los ‘peligros’ de tener conocimientos, información y ser cultos para la clase dominante y más en situaciones de crisis económica y social…

Bette Davis… buscando su lugar

Bette Davis la reina de las pantallas durante los años 30 y 40…, podía ser la más mala entre las malas o una mujer fuerte todo carácter, siempre protagonista de los más apasionados dramas y melodramas. Sin embargo en 1956 era una actriz madura que no encontraba su sitio en Hollywood y que su último gran éxito había sido Eva al desnudo en 1950.  Tenía 48 años y seguía siendo grande pero relegada al olvido. Este año, no obstante, pudo dar un giro a su carrera hacia una senda interesante de papeles cotidianos y realistas sobre temas sociales en las manos de una generación de directores y guionistas progresistas que iban dejando atrás la sombra de una Caza de Brujas que llegaba a su fin. Durante este año protagonizó no sólo la película que nos ocupa donde se convertía en Alicia Hull, una bibliotecaria de una idílica localidad norteamericana, que vive la peor de sus pesadillas al negarse retirar de sus estanterías una libro de la sección de Teoría política: El sueño comunista, sino también una pequeña obra de ‘neorrealismo americano’, Banquete de bodas de Richard Brooks (que estoy a punto de disfrutarla) donde Bette Davis es una madre humilde, casada con un hombre con rostro de Ernest Borgnine, que quiere ofrecer la mejor de las celebraciones a su hija (sin que ella se lo pida porque prefiere una ceremonia discreta y sencilla).

Esta que podría haber sido una senda rica en papeles para la actriz no tuvo sin embargo continuidad en años posteriores donde no volvió a brillar hasta que se convirtió (con permiso de Annie Manzanas) en el máximo exponente del grand guignol con su aparición en ¿Qué fue de Baby Jane? (1962). En parte también se debió a que el propio Hollywood y sus sistema de estudios estaba sufriendo su propia transformación…

Así, no obstante, 1956 pone en evidencia que Bette Davis podría todavía haber ofrecido muchos registros e interpretaciones interesantes y que no tenía por qué retirarse al ostracismo… Bette Davis no ponía peros a la hora de demostrar su valía aunque el papel de la bibliotecaria Alicia Hull no fuera pensado para ella en un principio. Este proyecto fue rechazado por varias actrices antes de que ella lo interpretara. Cuando se esbozó esta historia el personaje estaba pensado para que supusiera la vuelta de Mary Pickford a las pantallas cinematográficas… pero no fue así.

Daniel Taradash un guionista detrás de las cámaras. La Caza de Brujas

En el ojo del huracán es de esas pequeñas películas que son una singularidad por varios motivos, entre otros, porque fue el único trabajo como director cinematográfico de Daniel Taradash, un buen guionista y un discreto (no arriesgó nada a la hora de cómo contar su historia a través de la cámara) pero eficaz y correcto director en su único trabajo cinematográfico como tal. La fuerza de Taradash tras la cámara es contar con una historia potente (que hoy no ha perdido vigencia) a través de su propio guion en colaboración con Elick Moll y conseguir un buen reparto para llevarla a buen puerto. Y también en su empeño en llevar este proyecto a cabo costase lo que costase. Finalmente lo consiguió.

La intensidad de la Caza de Brujas iba cambiando cuando su máximo instigador, el senador Joseph Mcarthy y sus métodos eran puestos en duda por el propio Senado (la caída de su ‘reinado’ fue a partir más o menos de 1954). No obstante el daño ya estaba hecho: la Caza de Brujas que azotó varios estamentos de la sociedad en Estados Unidos reflejaba los primeros tiempos de la Guerra Fría donde todo lo que oliera a comunismo (o progreso) era antiamericano… De esta manera se forjó un espíritu paranoico donde funcionaba el chisme, la sospecha y el miedo y donde profesionales de distintas áreas sufrieron el acoso y la inclusión en listas negras (y algunos casos dramáticos llegaron a la pérdida de libertad en prisión o al suicidio) por sus ideas políticas. Cuanto más uniformes y temerosos eran los ciudadanos más fácil era la manipulación y la inclusión del miedo en las vidas cotidianas… y cuanto más camparan en la ignorancia más fácil era retener las libertades individuales.

Así En el ojo del huracán se convierte en un testimonio de esos tiempos, un testimonio de denuncia y ahí reside uno de sus importantes elementos de análisis. Porque dudo que 1956 (a pesar de que ya se iban desnudando las artimañas políticas de uno de los artífices de la Caza de Brujas) fuera el momento más fácil para sacar adelante un proyecto de este tipo.

Otro de los ingredientes de análisis de esta película es cómo el guionista refleja perfectamente un lugar idílico (donde los ciudadanos forman parte de ese sueño americano con doble filo) en el cual se esconden también sus partes más oscuras y destructivas. Como las gentes sencillas, los ciudadanos, pueden convertirse en la masa más injusta y acusadora. Y cómo los poderes políticos y fácticos pueden inclinar la balanza hacia el miedo (y ser ellos mismos los inspiradores e instigadores) o restablecer el orden sirviéndose de distintas herramientas para crear una sociedad más justa y equilibrada. Esta manera de contar historias siempre ha tenido un resultado efectivo a la hora de plantear distintas cuestiones. Y es una forma que se relaciona directamente con el melodrama pero también podemos encontrar sus huellas en directores cinematográficos más contemporáneos: David Lynch en Terciopelo azul o Twin Peaks, Sam Mendes en American Beauty o la maravillosa Revolutionary Road o Todd Haynes con Lejos del cielo y Mildred Pierce.

El propio guionista Taradash había obtenido el éxito con guiones que trataban estos temas: gente sencilla que oculta su parte más oscura (Picnic) o el acoso a las libertades y el empleo del miedo (De aquí a la eternidad). También le atraían aquellos argumentos que denunciaban fallas en una sociedad democrática (Llamad a cualquier puerta) y tenía un dominio de los distintos ingredientes del melodrama (Sueño dorado).

Las tramas

La película plantea una trama principal y dos subtramas que la complementan. Y en las tres el máximo protagonista es el miedo como herramienta de manipulación y poder. Así como una defensa magistral (y todavía necesaria) sobre las bibliotecas como centros de conocimientos y templos de la cultura, un respeto reverencial y sagrado por los libros y un llamamiento a lo necesario de fomentar la lectura desde edades tempranas. Por una parte nos encontramos con la trama principal: la bibliotecaria Alicia Hull que lleva más de veinticinco años dirigiendo con eficacia y dedicación la biblioteca de una localidad norteamericana tiene no sólo que abandonar su puesto sino que además es ‘condenada’ por la mayoría de los vecinos por un pasado de afiliación a organizaciones progresistas cercanas ideológicamente al comunismo. Y todo por negarse a retirar (por petición de los políticos que gobiernan el ayuntamiento) de las estanterías un libro titulado El sueño comunista. Los políticos de la localidad no dudan en votar unánimemente su expulsión del cargo. La posición de Alicia Hull además de no dar su brazo a torcer es evitar la lucha y el conflicto con los habitantes del pueblo y dejar que poco a poco minen su personalidad.

Las otras subtramas que fomentan el conflicto son: una familia ‘ideal’ de clase media cuyos integrantes son un niño que siente fascinación por la lectura y los libros (y de paso por la bibliotecaria, Alicia Hull), una madre sensible que trata de entender a su hijo y encauzar esa sensibilidad y un padre que hace gala de su incultura e ignorancia (y que se siente incómodo e inculto ante la sensibilidad cultural de su esposa y su hijo). Esta subtrama es muy interesante sobre todo en la transformación que va sufriendo el niño de un amor entregado a los libros y a Alicia a un odio irracional (influenciado además por un padre inseguro que ve ahí una oportunidad de conexión con su hijo) hacia esos mismo libros y Alicia (le confunde la actitud pasiva de la bibliotecaria y que no haga nada para regresar de nuevo). Y esta transformación genera el clímax dramático, lo que provoca el despertar de una sociedad adormecida. El miedo hace mella en el niño… y se convierte en un monstruo involuntario (recordemos esas tremendas transformaciones de niños ante las actitudes de sus mayores en La lengua de las mariposas o en Pa negre). Y la otra subtrama es la protagonizada por uno de los políticos que fomenta esa situación de censura y miedo que trata de establecer una relación sentimental con la en un principio ayudante de dirección de Alicia Hull, Marta (que cuenta con el rostro de una siempre estupenda Kim Hunter). Y como estos hechos hacen imposible su relación pues cada uno los vive desde una perspectiva muy diferente.

El dilema

El origen del conflicto, la conversación que se establece entre Alicia Hull y los políticos en los que ésta expone por qué no retira el libro es la escena clave de la película y está perfectamente dialogada y argumentada. Ahí expone que los libros de teoría política (porque es la sección a la que pertenece el libro de la disputa) deben estar al alcance de los ciudadanos para que ellos, libremente, a partir del conocimiento razonen  y lleguen a sus propias conclusiones y para que sepan en qué se sustentaban aquellos regímenes políticos que sustentaron y sustentan la historia  de la humanidad. Si desconocen sus bases y planteamientos de manera racional difícilmente podrán no repetirse los errores de la humanidad. Enfrentarse y entender los miedos también genera libertad. Entender los motores que van moviendo la historia nos hace ciudadanos más inteligentes y capaces, menos manipulables y con menos miedo… y por lo tanto con más capacidad de acción y de lucha. Así Alicia Hull dice que en las estanterías de teoría política tiene que estar tanto El sueño comunista como otro libro que le da repelús cada vez que mira sus amadas estanterías, Mi lucha de Adolf Hitler. Además expone otro punto importante: si cede a la retirada de este libro ¿cuál será el siguiente?…

La huella de Saul Bass

Por último comentar que ésta es una de las películas que cuenta con el trabajo tanto en los carteles como en los títulos de crédito de Saul Bass. Desde que empieza la película Bass muestra muy bien al espectador con qué se va a enfrentar y lo sumerge desde el principio en la inquietud. Unos ojos de un niño que mira de un lado a otro superpuestos a las páginas de un libro… de pronto ese libro empieza a arder…

En el ojo del huracán plantea un montón de temas que hoy están más vigentes que nunca. En tiempos de un miedo que paraliza… Entre las páginas de un libro o los fotogramas de una película se encuentran un montón de conocimientos que pueden hacernos más libres, menos temerosos…

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

10 comentarios en “En el ojo del huracán (Storm center, 1956) de Daniel Taradash

  1. Es que las brujas no descansan…
    En tiempos de caverna profunda, como en los que vivimos, es una película necesaria. Esta como «La herencia del viento», y alguna que otra más. Pero me da la sensación de que es tiempo perdido: la caverna nunca llegaría a apreciar ni a entender ninguna de estas historias. La fe, ya sea religiosa o política -o nacionalista-, se inventó para no pensar. Mejor dicho: para que los demás no piensen.
    Besos

  2. Mi querido Alfredo… ojalá que en estos tiempos de caverna profunda y oscura se encuentren un montón de motivos para salir a la luz…, ojalá.

    ¿Sabes? La herencia del viento de Kramer está en ese baúl de películas pendientes…

    Besos
    Hildy

  3. Excelente repaso. Tienes mucha razón, aquí hay muchos frentes abiertos. Los cambios que se fueron operando en los guiones de Hollywood con el declive de la caza, el tema de la reivindicación ciudadana y sus derechos, e incluso el papel de la actriz en el sistema de estudios pasada cierta edad.
    Todos ellos muy intersantes ya que si no se disfruta la película desde un punto de vista se hace por otro. Curiosamente estoy escribiendo algo sobre otra película de la Davis. Cuando tenga un rato lo termino y lo cuelgo.
    Sin embargo, fuera aparte del interés del propio film,que hace muchísimo que vi en tv, me gusta especialmente como lo encuadras en una época muy concreta, tanto social como cinematográfica.Y como sus valores no se han perdido.
    No recuerdo lo de Saul Bass,este hombre estaba en todas partes…Un abrazo

  4. Mi querido Victor pues ya me tienes deseando pasarme por tu blog para leer sobre esa otra película de la Davis… ¡Qué ganas de que lo cuelgues!

    Sí, como dices, es una película con muchos frentes y siempre va a haber un aspecto que interese a quien la mire. En el ojo del huracán se realizó en una época muy concreta, sin embargo, hoy lo que cuenta sigue vigente… Estoy convencida de que tanto leer, como ver películas, escuchar música, mirar cuadros o esculturas… nos hace más libres, nos ofrece más miradas, opciones de ver el mundo, reflexiones… y son buenos instrumentos para combatir el miedo y el pesimismo.

    Últimamente no paro de encontrarme con Saul Bass, ja, ja, ja…

    Besos
    Hildy

  5. ¡Bienvenido Antonio! Acaba de salir apenas en dvd en una colección que se llama Cineclub que está sacando títulos de cine clásico difíciles de encontrar. Espero que la encuentres y que la disfrutes.

    Besos y gracias a ti por pasarte
    Hildy

  6. Hola! Yo vivo en Brasil y soy coleccionista de películas. Me encantaría tener esa película (En el ojo del huracán – 1956) subtitulada en portugués. Ya hice el download de la película pero no encontré subtítulos en ningún idioma. Podrían ayudarme mandándome los subtítulos en español? Supe que esta película salio en España oficialmente con subtítulos en español. Hay un programa que extrae los subtítulos (Sub Rip)y los convierte en SRT.
    Podrían ayudarme? Tengo muchos amigos coleccionistas que les encantaría poder ver esta película, pero ninguno de ellos habla español. Por eso yo tendría que traducir los subtítulos al portugués. Por favor, intenten ayudarme!
    Muchísimas gracias!
    Um gran saludo de Brasil!
    Daniel

  7. Hola Hildy! En 19 de abril te mandé un e-mail pero no hubo respuesta. Yo compré la película «El ojo del huracán» en Amazon.es pero hasta ahora no la recibí! Ya la compré hace más de 2 meses. No tengo idea de cuándo voy a recibirla. Podrías, por favor, mandarme los subtítulos en español de esa película? Pues tengo que traducirlos y ponerlos en la película. Tengo un montón de amigos que están muy impacientes para ver esa película, pero no entienden nada de español. Por eso tendré que antetodo traducir los subtítulos al portugués. Por favor, te pido que me ayudes! No pude encontrar los subtítulos en ningún lugar!
    Muchas gracias! Espero que puedas ayudarme!
    Saludos!
    Daniel

  8. Buenas tardes, Daniel. Muchas gracias por escribir. Yo tengo el dvd pero mis conocimientos informáticos son nulos, así que siento no poder facilitarte los subtítulos en español tal y como me pides. No sé cómo hacerlo. Por eso no contesté en su momento.Confío en que alguien con más conocimiento que yo lea estos mensajes y sepa cómo enviártelos porque efectivamente la película merece la pena. O confiemos en que por fin Amazon te haga llegar tu encargo. No puedo comprometerme pero intentaré mecanografiar los subtítulos mientras la veo, es la única manera que se me ocurre de facilitártelos.

    Beso
    Hildy

  9. Hola! Al final alguien consiguió los subs en español de esta pelicula??? Si los tienen me los podrian facilitar por favor!! Gracias!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.