Y va de curiosidades literarias

Ahí está el hombre que decía que sólo era un director de películas del Oeste y coge y adapta el maravilloso cuento de Bola de Sebo de Maupassant y lo convierte en la excelente película que se llama La diligencia y que es mítica. Por otra parte, realiza a principios de los 40 una de las mejores adaptaciones de una novela de John Steinbeck, Las uvas de la ira, e hizo llegar a todo el mundo la dureza de la depresión. Claro, John Ford huía de ser un intelectual…, pero.

Diana y la cazadora solitaria del mexicano Carlos Fuentes trae a nuestra mente la triste historia de Jean Serbeg, aquella joven que fue una bella Juana de Arco, que nos dijo a todos buenos días, tristeza y se convirtió en icono de la Nouvelle Vague con al final de la escapada y un Belmondo extasiado por una joven de pelo corto, estudiante, que vende periódicos en la calle.

A Arthur Miller le pilló de sorpresa su enamoramiento del máximo icono erótico de la época, Monroe, se quedó tocado y hundido. No se entendieron. Fueron desgraciados. Y él reflejó toda su relación en Después de la caída con un triste personaje, Maggie.

Tampoco olvido las conexiones del gran dramaturgo Eugene O’Neill con el mundo del cine. Ya saben que tuvo una hija que se unió en santo matrimonio con un ya mayor Charles Chaplin y según dice le llevó a la estabilidad sentimental. O’Neill es uno de los grandes personajes románticos e irónicos en esa épica maravillosa que es Rojos -ya me detendré detenidamente en esta obra-. ¿Y qué me dicen de Larga jornada hacia la noche con una Katherine Hepburn magistral acompañada por un reparto masculino maravilloso?

Por cierto, y va de Rojos, ante la cantidad de testigos de la época, testigos reales que conocieron a John Reed, nos encontramos a un anciano llamativo por su voz, por su forma de hablar y expresarse: Henry Miller.

¿Han leído El libro de las ilusiones de Paul Auster donde aparece un cómico del cine mudo olvidado e inventado, Hector Mann?¿No se nota a un Paul Auster amante del séptimo arte?

¿Recuerdan una película que se llamaba Gringo Viejo?¿Recuerdan que un anciano Gregory Peck era ni más ni menos que Ambrose Bierce?¿Han leído esa joya divertida que es el Diccionario del Diablo?

Y así curiosidades hasta el infinito…, escribiré más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.