Diccionario cinematográfico (23)

Terry Malone: me quita un guante y juguetea con él. Terry tiene el rostro castigado…, pudo llegar a ser un gran boxeador. Ahora, está a punto de cumplir los treinta y no sabe qué hacer con su vida. A Malone le gusta hacerse el duro con los adolescentes del barrio pero por las tardes sube a la azotea y cuida, con mucho cuidado, a sus palomas. A él le compraron cuando era pequeño, el mafioso de turno. En las peleas de boxeo era un trozo de carne por el que apostar… pero él quería sobrevivir y golpeaba y volvía a golpear. Terry Malone me dice al oído que nadie va a hacer nada por él. Que nadie hace nada por nadie. Que nunca ofrezca mi ojo izquierdo porque también me lo golpearán. 

Terry dice que no hay que confiar en nadie pero por dentro se siente solo, muy solo. Él quiere a su hermano mayor aunque tiene mucho que reprocharle…, pero los dos tenían que salir adelante…, a su hermano que no le toquen. Ambos se quieren, a su manera. Terry se hace el duro pero siempre me mira y me pide que le mire con cariño, que no le juzgue, que no le reproche, que está cansado…, no sabe cómo ayudarme. Juguetea con mi guante, me hace probar un poco de cerveza, me saca a bailar, me sonríe…, y yo no puedo más que estar a su lado. Yo sí que sé lo que tengo que hacer. Sé que nadie nunca le trató con cariño. Siempre recibió dureza. Porque sé que él sólo es un chico asustado con mucho miedo a la vida y a que le hagan daño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.