Chavela

Chavela, el desgarro como arte…

Hay personas como Chavela, con voz desgarrada, capaz de cantar al dolor que te rompe las entrañas. Entonar con su voz rota a la soledad, al desamor, al abandono, a la pena, a la desesperación… y a la luz de la luna. Hay personas como Chavela que con su personalidad llena de luces y sombras sobrevuela siempre entre la leyenda y la realidad. Las directoras Catherine Gund y Daresha Kyi dejan un retrato de la cantante y escarban entre las verdades y mentiras que rodean el propio relato oral de Chavela Vargas, que se construyó una identidad a través de los golpes que propina la vida. Chavela escondía a Isabel Vargas Lizano, aquella niña herida que nació en Costa Rica, pero se empapó de México… De un México de cantinas y cabarets, de tequilas y pistolas…, se convirtió en la mujer más dura… y también en la más frágil. Así el documental Chavela recoge el espíritu de una voz ronca que estallaba en dolor y convertía una canción en un ritual íntimo y bello.

Ojalá que te vaya bonito,

ojalá que se acaben tus penas,

que te digan que yo ya no existo ,

que conozcas personas más buenas…

Y el documental reposa en las letras que deslizan sentimientos y que a su manera pintan también su vida con sus desgarros. Todo se vertebra alrededor de una entrevista que empezó en un cabaret donde Chavela resurgía de sus cenizas a principios de los noventa … y se prolonga dicha entrevista después en casa de la cantante. Y entonces surgen las pinceladas de su historia y también de su leyenda.

En vez de en mi almohada,

lloraré sobre mi tumba

pues desde que te fuiste

no he tenido luz de luna.

Y aquí hay un trabajo de archivo interesante y del periodo más difícil de documentar… El de su juventud y la construcción de su identidad y personalidad. La cantante dura y desgarrada que subía a los escenarios en pantalones y con una guitarra. La mujer lesbiana que se permitía su identidad sexual como representación pero se silenciaba una vez abandonaba el escenario. Fotografías, grabaciones, alguna imagen rescatada de la televisión… y testimonios. Porque también es un documental con las voces de otros que la conocieron, que la quisieron… Y aparece una cierta cronología: la construcción de su leyenda, el éxito de la joven cantante, su desaparición tras litros y litros de alcohol, su reaparición por los cabarets mexicanos, su relación con España y reivindicación, y el reconocimiento en grandes escenarios… hasta que se apagó su voz ronca.

Yo no comprendía cómo se quería

en tu mundo raro y por ti aprendí.

Por eso me pregunto al ver que me olvidaste

porque no me enseñaste como se vive sin ti.

Leyenda y realidad. Y el retrato de Chavela, y de esa Isabel que se asoma de vez en cuando, solitaria. La mujer dura en un mundo de hombres, la que conoció a un compositor, José Alfredo, y compartieron litros de alcohol y convirtieron el dolor en notas musicales. La que cantó al lado de su tumba. La que enamoraba a las mujeres, pero también estaba orgullosísima de ser mujer. Aquella que una noche amaneció junto a Ava Gadner y se enamoró perdidamente de Frida Khalo… Chavela es un documental donde danza el espíritu de una mujer que todavía canta a la luz de la luna.

Soledad vuelve ya

Vuelve ya, vuelve ya, mi soledad…

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.