Paul Newman y Joanne Woodward, un matrimonio con arte

… se casaron a finales de los años cincuenta y ya no se separaron hasta que el hombre de los ojos azules nos dejó en 2008. Y así durante años fueron pareja, marido y mujer. Trabajaron juntos una y otra vez  y fueron proyectados en la pantalla blanca. Y además ella se convirtió en la actriz musa de su señor esposo cuando éste se puso tras la cámara. Woodward encarnó a mujeres complejas que viven en sociedades represivas. Formaban una pareja de presencia agradable. Siempre discretos pero presentes. Fueron considerados activos tanto política como socialmente, marchaban con los tiempos. Nos acostumbramos a verles juntos, les vimos envejecer. Nos parecieron siempre sencillos y cercanos…

Como actor y actriz

Ahí se encontraron en El largo y cálido verano con el sudor de Faulkner y melodrama sureño familiar en 1958. Con un Newman mientras realizaba al héroe rebelde, desencantado, incomprendido e indomable al que lograba calmarle de vez en cuando una Woodward en su papel de frágil infeliz pero con una inesperada fuerza. Ese mismo año se unen en una comedia donde comparten pantalla con una explosiva Joan Collins en Un marido en apuros de Leo McCarey.

En 1960 se unen en un melodrama de matrimonio plenamente insatisfecho. Él con su héroe atormentado que trata de subir en la escala social… y ella como una niña rica que le hace la vida imposible. Al año siguiente viven un romance en París a ritmo de jazz en la interesante Un día volveré.

De nuevo en París protagonizan la olvidada comedia romántica Samantha. Después se dejan llevar a finales de los sesenta por la pasión de Newman y los coches en 500 millas… puro deleite para la estrella que le gusta la velocidad. En los setenta protagonizan la olvidada Un hombre de hoy (nunca la he visto) y Con el agua al cuello donde Newman recupera al personaje de Harper.

A principios de los noventa, como dos venerables ancianos, visitan el universo Ivory en Esperando a Mr Bridge. Y finalmente en el siglo XXI se encuentran en el reparto de una exitosa serie de televisión donde le llueven premios a Newman, Empire Falls.

Ella como musa… él tras la cámara

Quizá es injusto. Pero siempre ha sido más recordado el hombre de los ojos azules que su mujer Joanne Woodward que tiene a sus espaldas una considerable carrera con papeles inolvidables. Su marido se puso tras la cámara y le regaló varios papeles de mujeres complicadas que la Woodward supo dotar de vida e intensidad. Así Newman se estrena en 1968 con Raquel, Raquel, un retrato sensible de una maestra solterona que empieza su duro camino hacia la liberación social y sexual. En El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas, Paul sigue indagando en universos femeninos complejos y represivos y en el centro, Joanne Woodward. En 1984 estaría presente en Harry e hijo donde Paul trata de hablar sobre la relación paterno-filial. Le tocaba mucho esta película. Así que ella no podía faltar. Y a finales de los ochenta le regaló papel bombón en la sensible adaptación que realizó Newman de El zoo de cristal.

Todavía me parece seguir viéndoles…

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

11 comentarios en “Paul Newman y Joanne Woodward, un matrimonio con arte

  1. Pues Un hombre de hoy es una película excelente,amiga.Newman me gusta como director,creo que fue mejor que su amigo Redford.
    Esa pasión por los coches no me parece mal,aunque a mí los coches no me gustan nada,pero precisamente esa película,500 millas… es un desastre.Lo mismo le ocurrió a su otro amigo McQueen;Le Mans y Prueba 1.El cine no acepta películas de fútbol,toros,carreras de coches y de motos,tenis,alpinismo,fragata,etc,.Es curioso.
    El matrimonio Newman y Woodward parecía estar hecho para Tennessee Williams o su hermano Faulkner.Por cierto,Con el agua al cuello es muy inferior a su antecesora Harper.Te cuento una anécdota sobre ésta película.Su director Jack Smight acabó el rodaje y el productor le dijo que filmara unas escenas para incorporar los títulos de crédito.Smight se le ocurrió filmar a Newman levantándose de la cama y haciéndose un café,todo un desastre de hombre de casa.Pués bien,esa escena fue el éxito de la película.
    Cosas de cine.
    Besos,Hildy.

  2. Qué bueno, Francisco, ¡así que has visto Un hombre de hoy! Desde luego que lo poco que sé de ella parece interesante… y tú me lo confirmas.

    Newman me parece como director, intimista. Y me llama la atención su análisis de los universos femeninos.

    … Tienes razón con lo de ciertos temas y el cine…, bueno, de fútbol yo todavía recuerdo con emoción Evasión o Victoria…ja, ja, ja. Pero de los otros temas que apuntas estás en lo cierto. De alpinismo quizá haya alguna… con cierta capacidad de adrenalina y acción (recuerdo una de el duro entre los duros, ¡otra vez, Stallone!).

    Gracias por compartir lo de la escena del desayuno de Harper, una mítica presentación de un personaje…

    Besos… ¡cuántas cosas interesantes!
    Hildy

  3. Evasión o victoria es una película mala,pero mala de verdad,indigna para un gran director.Creo que intentó emular a La gran evasión (incluso en su banda sonora)pero la película de Sturges sí es buena,pero buena de verdad.Te cuento;Stallone es el portero y se mueve como Rocky y pone la cara de Rambo.Por el amor de dios,cuándo un portero se comporta así.Y esos labios desencajados.La otra,la de alpinismo tuve la mala suerte de verla por motivos que no te cuento porque son demasiado trágicos.Vi al tipo esquivando balas bajo el hielo de un río y además en pelotas.¡Venga ya!Y esos labios debajo del agua,parecía un besugo aplatado en un autopista.En otra ocasión (mi vida es trágica)vi Yo halcón,creo que se llama así.El tipo es un experto en echar pulsos con gente gárrula,barrigona,sucia y con la visera de la gorra para atrás.No veas cómo ponía los malditos labios.

    Y para ya de contar.
    De nuevo,besos.

  4. Me parto.

    ¡Es trágica tu relación con el bueno de Stallone!

    Sí, Huston, filmó EVASIÓN O VICTORIA… Parece mentira… pero es cierto. ¡Vaya descripción del sufrido portero! Te juro que yo de niña me lo pasé genial viendo esta película…

    El caso es que yo no he pululado mucho por su filmografía pero… yo le tengo cariño al hombre de la boca torcida y mazacote total.

    Lo último, te cuento, en un cine mexicano, en una bonita ciudad, Xalapa…, viendo LOS MERCENARIOS, y es que me partía de risa con todos los hombres duros ya mayorcitos menos Statham… y ahora arremete con segunda parte donde estarán en el elenco Chuck Norris, Van Damme y Seagal, los que no habían aparecido en la primera… Qué fuerte.

    Y ya que estamos de confesiones tremendas: también le he visto en Tango y Cash… ahhhhhhhhhhh, y me lo pasé bien… Ahhhhhhh. A veces me entra mono de cine digno de LA TIENDA DE LOS HORRORES… Me río, en ocasiones, tanto. (Otras me cabreo… prefiero en las que me carcajeo).

    Besos
    Hildy

  5. Y ahora sí que me voy que tengo que hacer la colada.
    Pero te dejo esta película:Rhinestone,en donde el tipo canta de cowboy junto a la Dolly Parton,con sombrero y botas camperas.¡No me digas que tambíen te gusta!
    Adios,adios,adios…

  6. Me parto con mi querido amigo Paco, de verdad. Qué agudo es el tío.

    (Paquito, deberías escribir más a menudo desde el punto de vista guasón que te gastas aquí…)

    Aparte de eso, coincido plenamente con su apreciación. Algo hay en el deporte (exceptuando el boxeo) puramente anticinematográfico: lenguajes distintos, emociones y tensiones distintas, intraducibles, imposibles de exportar. El fallo es seguro, inevitable.

    La charla ha derivado, pero sí, me gusta mucho Newman como director; sigue las pautas de los personajes que más le gustó interpretar. También recuerdo el inicio de «Harper», cuando rescata de la basura el filtro para la cafetera… Y esa frase del camarero, cuando Harper le da un billete de diez dólares y le dice: «Quédese el cambio». El camarero le contesta: «No queda cambio». Y Newman, enorme, fenomenal, pone cara de sorpresa, incredulidad, escándalo, ironía y fatalidad todo a la vez y le dice: «Bueno, pues quédeselo».

    Besos, Hildy, y abrazos, Paco.

  7. ¡Tú has visto que terminamos en una especie de vorágine que derivó en el pobre Stallone!

    ¡Efectivamente no me gusta el boxeo como deporte pero me encantan las películas de boxeadores!

    … Me doy cuenta de que tengo que visitar de nuevo Harper, apenas la recuerdo (sólo la he visto una vez y hace muchos, muchos años).

    Besos

    Hildy

  8. Por cierto, no perderse a Stallone en «El prisionero de la Quinta Avenida». Eso sí, prestar atención, porque casi no te das cuenta de lo poquito que sale. Y de paso aprendes que quizá Jack Lemmon sea el tipo más duro del cine…
    Besos

  9. ¡Fenómeno increible… Stallone quitando protagonismo a Newman y Woodward… se está mereciendo una entrada!

    ¡No he visto El prisionero de la Quinta Avenida… y seguro que Lemmon no me decepciona!

    Besos
    Hildy

  10. ¿Ha pasado por aquí Groucho Marx, compa Hildy…? Vaya batahola que se ha liado con los comentarios de Paco y Alfredo (grandes, los dos compas…) al hilo de tu reseña, tan tierna y medida, acerca de esa pareja tan excepcionalmente atractiva (y talentosa…). Ya puestos a echar más leña al fuego (más madera…), dos apuntes: Evasión o victoria, cierto, es una peli mediocre, pero para los ‘furgoleros’ tiene un puntito que la hace imprescindible (yo ni recuerdo la de veces que la he visto, aunque casi nunca completa y del tirón, siempre ‘a cachitos’…); y en cuanto a las pelis de boxeo (a mí sí me gusta, y suelo seguir en sus retransmisiones televisivas, el boxeo ‘real’), tampoco he conseguido ver todavía ninguna (y he visto bastantes) en la que los combates estén filmados de manera verosímil (en todos, sistemáticamente, se ignora algo tan elemental como la guardia; que sí, que ya me consta que queda más ‘cinero’ un mamporro a cara descubierta, y de lleno, pero eso raramente se da sobre un ring). En fin…

    Un fuerte abrazo y buena tarde.

  11. Ja, ja, ja… Claro, tenía que ser Groucho y su anarquía… el que inspiró estos comentarios…, ay, ay, ay.

    A mí no me gusta nada el fútbol y yo me divertí de lo lindo con Evasión y Victoria. Y yo no entiendo nada de boxeo real pero siempre dicen que CUERPO Y ALMA, EL ÍDOLO DE BARRO Y TORO SALVAJE filman muy bien los combates… ¿no es cierto, no hay guardia en ellos?

    Me gustan Newman y Woodward…

    Besos marxianos
    Hildy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.