Siempre cine.

Por la noche, por la tarde, por la mañana.

En soledad.

En compañía.

Siempre cine.

Una sala oscura y cientos de butacas.

Un salón y una pantalla.

Un ritual.

Silencio.

Se apagan las luces.

Se abre el telón.

Y aparece una historia en miles de fotogramas.

Momento mágico.

Irrepetible.

Siempre cine.

Cuando estás triste.

Cuando estás alegre.

Cuando lloras.

Cuando ríes.

Cuando piensas.

La luz se apaga.

Y las horas que transcurren frente a la pantalla… pasan como el viento.

Y de pronto has sido feliz

Y de pronto has sufrido.

Y de pronto has descubierto.

Y de pronto has pensado.

Siempre cine.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.