Hace mucho que te quiero

Todas las caras del perdón

Como todos los años en La Casa Encendida durante el mes de julio, Hildy Johnson anda metida en un ciclo de cine temático. Este año toca el tema del perdón. Y es que no es una palabra fácil y a la vez es tremendamente cinematográfica: ¿en cuántas películas hay una secuencia sobre el perdón? Tanto el perdón como el acto de perdonar tienen muchas connotaciones (psicológicas, políticas, ideológicas o religiosas) y pueden mirarse desde muchos prismas diferentes. Este martes se enciende la luz del proyector para empezar a contar historias de perdón. Nos esperan siete tardes de cine y tertulia…

Ayer mismo, por ejemplo, pude ver En tierra de nadie de Danis Tanovic… totalmente desasosegante visión sobre la guerra de Bosnia y sobre la imposibilidad de perdón, acercamiento y entendimiento entre los pueblos además del comportamiento y funcionamiento negativo de los organismos internacionales y los medios de comunicación. Tanovic emplea un humor negro para una situación cruda, deja en tierra de nadie a un serbio y dos bosnios… y uno de ellos con una mina debajo a punto de estallar… Entonces me dije que esta película podía establecer un diálogo interesante con la película que arranca el ciclo, Mandarinas de Zaza Urushadze. Y lanzar ambas una pregunta: ¿es posible el perdón entre países y pueblos? ¿Es posible acabar con el odio? ¿Cómo se construye una cultura de paz?

Y es que el tema del perdón siempre ha estado presente en la pantalla grande. Y en situaciones muy complejas. Personajes que tratan de redimirse, de perdonarse a sí mismos. Otros que tratan de perdonar para construir una nueva relación o para empezar una vida nueva. Curiosamente tres de las películas programadas parten de remakes donde tratan de formas diferentes el tema del perdón… y las seis miradas son enriquecedoras. Oslo, 31 de agosto Joachim Trier tiene ecos de El fuego fatuo de Louis Malle. Y ambas hablan de la caída de un hombre, de la incapacidad de perdonarse uno a sí mismo. En Malle está el abismo desde el primer fotograma (no hay posibilidad de color); en la de Trier hay un atisbo de luz que trata de seguir brillando, pero el abismo, muy frío, tampoco desaparece. Paulina de Santiago Mitre es un remake de un clásico del cine argentino, La patota de Daniel Tinayre. En La patota la protagonista actúa como actúa y perdona un acto violento por la religión que profesa; Mitre cambia la religión de la protagonista por la militancia social. Y las dos películas cuestionan el acto de perdonar o hacen que sea muy difícil de entender a las protagonistas. La bellísima Frantz de François Ozon es una mirada más amarga de una joya de la filmografía de Lubitsch, Remordimiento. Y ambas cuenta una bella historia de perdón y redención en la primera guerra mundial entre un alemán y un francés. Lubitsch cuenta esa historia sin saber que en unos años iba acontecer la segunda guerra mundial… Ozon sabe que después de la primera, vino la segunda guerra mundial. El tono final de ambas es absolutamente diferente. En una hay esperanza, en la otra una melancolía que no acaba…

En el entorno familiar y en el melodrama siempre revolotea el tema del perdón. Y una de las películas de Asghar Farhadi, El pasado, indaga sobre ello con una belleza estremecedora. Pero también se crean relaciones imposibles para avanzar juntos en temas complejos como los niños robados y entonces nace una película como Philomena de Stephen Frears. Así se establece una relación entre un periodista desencantado y una anciana creyente que desea encontrar al niño que le fue arrebatado durante su adolescencia. Y así se habla del perdón y del poder de las palabras. Pero también están las historias de los que buscan una segunda oportunidad, y esa segunda oportunidad tarda en llegar o es dura o difícil de alcanzar (bien porque el entorno cercano no olvida o porque la persona está tan tocada que no puede perdonar ni perdonarse…). Y eso es lo que ocurre en la hermosa Hace mucho que te quiero de Philippe Claudel donde acompañamos a una mujer que acaba de salir de la cárcel.

Todas las caras del perdón es un ciclo que invita a la tertulia, al coloquio y a comentar siete películas que tienen mucho fondo. Contaremos, además, con la presencia de ponentes que pueden ofrecer miradas muy ricas sobre cada una de las películas. Miradas desde la sociología, el periodismo, la filosofía, la psicología, la crítica cinematográfica… para desvelar y desentrañar todas las claves de estas siete historias de celuloide.

Nota: podéis consultar todo el programa aquí.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.