La mala semilla

… debajo del sueño americano

Aviso: si no la has visto nunca, es de esas películas que se disfruta más con el elemento sorpresa, así que quizá prefieras verla antes de leer el post…

Uno de los aspectos importantes de los melodramas de los años cincuenta es mostrar las cloacas del sueño americano. Bajo la apariencia de familias y localidades impecables, ordenadas, limpias, ideales y dentro de la “norma”…, encontrar las sombras y las oscuridades. El otro lado de ese sueño o quizá el fracaso del sueño. Si además a un melodrama de este tipo le pones unas gotas de terror y thriller se sigue ahondando más en la parte oscura y puede nacer una película como La mala semilla de Mervyn LeRoy. Pero todavía va a más: destruye la inocencia de ese sueño, cuando presenta como pesadilla terrorífica a una niña repipi y perfecta. Y es que su imagen casi de caricatura (o de muñeca de escaparate) al principio de la película: niña rubia, con trenzas, con trajecito de vuelo y organdí y zapatitos de charol, para bailar claqué… esconde otra cara y se transforma en un ser oscuro y diabólico, en una pequeña asesina en serie.

Si en ese mismo año Nicholas Ray presentaba también uno de sus melodramas más oscuros, Más poderoso que la vida (Bigger than Life), donde un padre de familia perfecta, por la ingestión de unos medicamentos (cortisona), se convierte en el terror del núcleo familiar y lo hace saltar por los aires… Mervyn LeRoy dinamita ese núcleo con la presencia de una niña asesina. Si en la primera el motivo era un medicamento, en la de LeRoy, el motivo es mucho más dañino y fuerte, es la herencia familiar (la herencia recibida), el propio ADN, lo que condiciona el comportamiento de la pequeña asesina. Es importante señalar que la La mala semilla partía de una obra teatral de Broadway que a su vez adaptaba una novela.

La niña y sus acciones (y si realmente todo su entorno va a descubrir sus máscaras) conforman el terror y el misterio de la película. El conflicto melodramático surge cuando la madre de la criatura se da cuenta de que están criando a un monstruo con instintos asesinos imposible de parar. Y además se une el sentimiento de culpa (que la hace no ser clara ni comunicarse con sus seres más queridos, y cuando lo intenta con su propio padre encuentra una puerta cerrada): la herencia genética, la semilla de maldad, viene por su sangre…

Con el padre ausente, por trabajo y totalmente ajeno a la maldad de su retoño; con el silencio del abuelo por un secreto familiar y la continua presencia de la amiga de turno, que a pesar de sus análisis psicológicos, está cegada por el encanto de la niña; la madre siente que el tema se la va de las manos, y toma la medida más drástica, pues a pesar de su descubrimiento ama a su hija y no quiere que sufra. Parece que nada puede acabar con esa mala semilla… salvo la justicia divina (muy de melodrama catártico).

Mervyn LeRoy es un interesante cineasta del sistema de estudios y tiene películas muy a tener en cuenta en su filmografía que cuenta con algunas extrañas perlas. Una de ellas es La mala semilla, pese a ser una adaptación cinematográfica de una obra de teatro, LeRoy consigue a través de la puesta en escena y de un eficaz uso del lenguaje cinematográfico ir creando poco a poco bajo la idílica localidad y el hogar perfectos, sombras amenazantes: el sonido del piano de la niña, el sótano de la casa donde descansa uno de los personajes más siniestros, el jardinero o hombre de los recados de la casa, el manejo de los espacios vacíos o el fuera de campo… todo va conformando una inquietud creciente. Por otra parte la galería de actores y sus personajes van creando también una atmósfera extraña: de nuevo ese desagradable jardinero que intuye la maldad de la niña (porque se identifica con ella), esa amiga que nunca calla, la madre del niño fallecido (y que dispara la trama) que siempre va a la casa alcoholizada y la propia madre que en su angustia emocional empieza a comportarse de manera desequilibrada de cara a la mirada de los otros…

Al final de la película parece que ante la historia oscura reflejada, quieren dar un respiro al espectador con unos créditos finales donde cada uno de los actores sale a escena, como dejando claro que lo visto es una representación… y no realidad. E incluso se permite una broma final entre las actrices que han hecho de madre (Nancy Kelly) e hija (Patty McCormack).

La mala semilla de Mervyn LeRoy es todo un melodrama familiar catártico sobre la otra cara del sueño americano. Un melodrama que juega con el terror y el thriller para mostrar cómo bajo la apariencia de una niña con trenzas rubias se esconde un cerebro asesino y frío. Bajo la aparente calma y tranquilidad, bajo el equilibrio y la normalidad, algo huele a podrido…

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.