Déjame salir (Get Out, 2017) de Jordan Peele

Déjame salir

… una mirada distinta

Los tiempos no han cambiado tanto, pero la mirada es diferente. En 1967 Stanley Kramer filmaba el siguiente argumento: una joven de buena familia se presenta en casa de sus padres liberales con su novio negro, un médico. Y estos se muestran incómodos ante la situación planteada. La película fue Adivina quién viene esta noche. Ahora el actor de televisión, y debutante director, Jordan Peele dirige el siguiente argumento (del que también es guionista): una joven de buena familia se presenta en casa de sus padres liberales con su novio negro, un fotógrafo. Y estos se muestran con normalidad ante la situación planteada… pero esa “normalidad” es inquietante. La película es Déjame salir, de terror con gotas de thriller, que plantea cómo en la América de Obama el racismo sigue perpetúo aunque a veces se oculte tras una sonrisa. Pero también Peele muestra cómo en el espectador funcionan estereotipos de cómo se ha reflejado al protagonista negro, por ejemplo, en las películas de terror… y dinamita esa mirada. Déjame salir funciona por todo lo dicho anteriormente además de ser una entretenida película de terror, suspense y sustos. Donde inquieta una mujer negra en la ventana o que simplemente sonríe, estremece el ruido de una cucharilla en una taza de té o el juego de un bingo sin palabras, mudo.

Paraíso (Rai, 2016) de Andrey Konchalovsky

Paraíso

… ¿es posible una luz?

Andrey Konchalovsky, hermano de Nikita Mikhalkov, conoció a Andréi Tarkovski y escribió con él el guion de Andréi Rubliov en 1966. Y ese mismo año debutó como director con El primer maestro y La libertad de Asia. Después en los años 80 emigró a EEUU… y de Los amantes de María pasó a dirigir Tango y Cash, posteriormente regresó a Rusia y nunca ha dejado de rodar. Su andadura no deja indiferente. Ahora su última película en cartelera es un mazazo en la cabeza. Paraíso, una dura mirada sobre el Holocausto, pero desde una mirada muy personal. Rodada en blanco y negro, en formato cuadrado, filma con una total desnudez entrevistas a sus tres protagonistas. Medio plano y primeros planos. En un lugar indeterminado, con un entrevistador invisible. Y mientras se presentan, reflexionan y cuentan su historia, Andrey Konchalovsky intercala el relato cinematográfico que une el destino de los tres. Por una parte, Olga, una aristócrata rusa exiliada que esconde a niños judíos en París. Por otra, un joven aristócrata nazi, de la SS. Y, por último, un policía, colaboracionista francés. Un retrato incómodo donde se establecen lazos también incómodos. Una mirada cruda sobre el mal. Una mirada brutal sobre la supervivencia. Al final una posible luz.

Paula (Paula, 2016) de Christian Schwochow

Paula

Transgresión y pinceles

La película de Christian Schwochow cuenta la historia de la pintora alemana Paula Modersohn Becker. Solo por el descubrimiento de esta mujer y sus pinturas merece la pena. Película que da pinceladas sobre su vida y obra, con un cuidado formal exquisito y una actriz entregada (Carla Juri), pero con frialdad de fondo, personajes secundarios que son sombras que se esfuman y un metraje con un alma que se escapa. Tiene momentos. Momentos de ternura junto al que fue su marido, el también pintor Otto Modersohn. Momentos como los de Paula trabajando en sus cuadros. Y muestra una historia de una mujer transgresora en la pintura y en su vida. Entre dos escenarios, una fría Alemania con unos bellos paisajes en Worpswede y un París vivo y bohemio, Paula va con su caballete, su lienzo y sus pinceles buscando la libertad creativa y su libertad como mujer.

Parque Jurásico (Jurassic Park, 1993) de Steven Spielberg

Parque Jurásico

… los velocirraptores en la cocina

Una iniciativa de la Filmoteca Española es los sábados proyectar películas bajo el epígrafe Filmoteca Junior a las 17.30. Películas de antes y de ahora para que los más pequeños sientan el gusanillo del cine. Hace poco tocó Parque Jurásico, en 35 mm y en versión original subtitulada. Y Steven Spielberg sabe emplear el lenguaje cinematográfico, puramente visual, con los gigantescos dinosaurios. Así deja dos momentos que muestran su maestría tras la cámara y el cuidado en la puesta en escena, el sentido del ritmo, de la planificación y el suspense: el ataque a los coches por parte del tiranosaurio rex y la persecución de los velocirraptores con unos aterrorizados, pero audaces, niños protagonistas en las gigantes cocinas del parque. Pero no tiene desperdicio mirar también en la Sala 1 la cara y los gestos de los niños ante Parque Jurásico. Y cómo te la cuentan después.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.